Aunque con una hora de retraso, la ministra de Defensa llegó ayer contenta al hospital “Gómez Ulla”. Miembros de los tres ejércitos la esperaban firmes para acompañarla en el recorrido por las nuevas instalaciones que se pondrán en marcha en el Servicio de Urgencias. Unas instalaciones que, a simple vista, parecen imposibles de montar en una hora. Ese es el  tiempo que tardan en poner en marcha este hospital de campaña en caso de catástrofe o ayuda humanitaria tanto en territorio nacional como en el extranjero. Y si así lo requiere la situación, en dos horas está todo listo para intervenir quirúrgicamente a un paciente. Increíble.

 

   Durante la visita, Carme Chacón aprovechó para hablar por videoconferencia a tiempo real con el Hospital Role 2 en la base de apoyo de Herat, Afganistán. Y casi sin preguntar, averiguamos lo que era la telemedicina. Comprobamos su eficacia a través de un simulacro protagonizado por un soldado. La telemedicina es una unidad “que practica medicina a distancia mediante el uso de las telecomunicaciones”. En la videoconferencia no sólo se veían a los doctores desplegados en Afganistán alrededor de una mesa, también se trasmitía a tiempo real la ecografía que le estaban realizando a dicho soldado.

 

   En estos momentos esta unidad presta servicios en Kosovo, Afganistán, Líbano y en varios buques de la Armada. No obstante, también opera en el escenario público ya que en abril de 2007 la Comunidad de Madrid firmó un convenio para que los madrileños civiles se viesen beneficiados de esta unidad. Para que se consiga en el resto de España creo que debemos esperar algún tiempo.

 

   Esta iniciativa se une a la que la ministra ha anunciado recientemente: el despliegue inmediato de un avión patrulla con 90 soldados para proteger a los buques españoles en aguas de Somalia. Ambas  son positivas aunque, según la oposición, no suficientes. Sin embargo, la ministra está contenta: parece que en el hemiciclo graniza para otro lado…

 

Fotografía: Ángela Paloma Mf

Anuncios