Eran las 13.15 horas. Los periodistas iban llegando poco a poco al Palacio de la Moncloa, iban instalándose poco a poco en la sala de prensa. Una gran proyección presidía el escenario. La primera diapositiva rezaba:

 

PRESUPUESTOS GENERALES DEL ESTADO 2009

Rueda de Prensa

26-09-2008

 

   Mientras la crisis económica hace mella entre la sociedad española, los presidentes de las comunidades autónomas intentan pedir lo que no tienen e intentan ofrecer lo que se les obliga.

 

   Una vicepresidenta preparada y un ministro decidido, se disponían a comunicar los presupuestos “más austeros de la historia” de España aprobados por el Gobierno para hacer frente a la crisis. Los periodistas recibieron las notas de prensa y la impresión en papel de la proyección. Yo no me lo podía creer. Repasaba y repasaba los documentos, y cada vez que pasaba una página más preocupada estaba.

 

   El producto interior bruto de 2008 ha sido de un 1,6 %. El año que viene será de un 1%. La tasa de crecimiento real decae a niveles alarmantes comparándola con el año 2002. Año en el que empezamos a crecer notablemente. También, para los próximos años, seremos un país que necesite de financiación y por lo tanto, nos convertiremos en más dependientes de lo que ya somos. El gasto público crece un 2 % y las cuentas del Estado se cerrarán en 2009 con un déficit del 1,5 % del PIB.

 

   No obstante, el Gobierno “inyectará” alrededor de 21.000 millones de euros a familias y empresas en 2008: deducción de 400 € en el IRPF, pago por nacimiento o adopción, efecto de la reforma del IRPF en la Declaración de la Renta de 2007, actualización de la tarifa y los mínimos del IRPF, y rebaja de 2,5 puntos del Impuesto sobre Sociedades. Sin embargo, la realidad es que los ingresos son inferiores a los gastos. La realidad es que el Gobierno nos quiere convencer de que “tirarán” del superávit de los pasados años, pero no nos convencen. ¿Convenció nuestro presidente en Nueva York cuando afirmó que “España tiene el sistema financiero más sólido del mundo”?

 

Fotografía: Ángela Paloma Mf

Anuncios