A las cinco en punto de la mañana escuchaba unas declaraciones de Solbes afirmando que España volvería a crecer al 3,3 % en el año 2010. ¡Qué sorpresa! – me dije, antes de entrar a mi habitual ducha mañanera que, más que despertarme, hace lo contrario: me transporta a un estado de relajación nada conveniente a esas horas de la mañana. No obstante, la realidad va mucho más allá. Para entender esta crisis no es suficiente escuchar a los políticos que soportan con crudeza la cartera económica. Hay que informarse a través de otras fuentes, de diversas fuentes, diversificando los soportes y los géneros informativos para no quedar contaminados. Y, a continuación, comparemos.

Dos de las noticias económicas de hoy son que España crecerá en dos años y Francia en los próximos trimestres entrará en recesión. Las cuentas no me salen…

Al caso español deberíamos hacerle más caso de lo que le hacemos para entenderlo y ponerlo en manos de expertos. A mí me da que somos la red de una mesa de ping – pong.

El caso francés parece claro: se está experimentando una clara disminución del PIB y la situación se empieza a comparar con la vivida a finales de 1992. Ante este panorama, Francia está tomando cartas en el asunto. Entre las medidas de urgencia está facilitar el crédito a las PYMES para que entren en circulación 22.000 millones de euros – que se dice poco – originarios de depósitos bancarios aportados por el Estado. Otra medida es que la Administración se vaya de compras y se haga con 30.000 viviendas pendientes de construir por el estancamiento del sector inmobiliario. En definitiva, el Estado comprará y financiará y, aún así, se espera que el crecimiento de este país crezca un 1 %. Solbes es positivo en España y el ministro francés de Presupuestos, Eric Woerth, también: “Francia no está en recesión”.

De verdad, a mí las cuentas no me salen… Mañana, antes de encender la radio en la ducha, me limpiaré bien los oídos…

Anuncios