Ha llegado la revolución de las tecnologías y con ellas, un nuevo modo de informarnos. Los domingos ya no bajamos en zapatillas de estar por casa al kiosco de nuestro vecino Manuel. No. Basta con encender el ordenador y tener una conexión a Internet para poder informarnos de todo cuanto acontece a nuestro alrededor. Los medios impresos se han subido al carro de la era tecnológica y han adoptado nuevos soportes para establecer los contenidos que forman parte del periódico tradicional. Nacen los diarios digitales.

Esta nueva plataforma estructura la información de manera que, en la portada de la página web, el usuario no quede informado en su plenitud al leer el titular que determina la noticia del día. No. El digital busca captar la atención del lector con un diseño de red llamativo y atractivo al ojo humano. Hay que pinchar, hacer clic con el ratón en el titular para informarse, para leer el artículo en su totalidad. Tras la lectura, el objetivo del medio es que el usuario capte la misma información que si fuese leída en el periódico impreso.

Los distintos medios de comunicación han adoptado diversas políticas para crear un digital eficaz y llamativo. Cada medio instaura en la red, al igual que en el papel, una línea editorial, un diseño y una marca de estilo. Pero… ¿cómo sería un digital perfecto? Los internaturas no buscan un periódico digital perfecto en la red a la hora de informarse. Consultan un medio que englobe una serie de características conforme a la línea que éstos persiguen. Quieren que sus necesidades queden satisfechas, sino en su totalidad, sí cubriendo gran parte ellas.

Anuncios