En este contexto internacional de crisis económica, ayer, el Presidente del Gobierno anunció una serie de medidas cuyas consecuencias se esperan positivas. Zapatero comunicó que creará un fondo de 30.000 millones de euros que se podrán ampliar hasta los 50.000 millones. El Tesoro Público tiene por delante una difícil tarea: inyectar liquidez a los bancos españoles y “reactivar el crédito tanto para las empresas como para las familias”. Se “elevarán los depósitos bancarios desde 20.000 hasta los 100.000 por titular y entidad”.

Según Zapatero, “no es una iniciativa para rescatar, ni para sanear el sistema financiero”. Lo que se pretende es “prevenir riesgos y sostener la actividad productiva y el crédito para las empresas y para que los ciudadanos sigan financiándose”. En definitiva, aportar medidas en un tiempo donde la desconfianza de los ciudadanos hace tambalear las carteras de nuestros políticos.

Sin embargo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) es contundente. Hoy ha pronosticado que España entrará en recesión  en el 2009, algo que no ocurría desde hace 15 años. Parece ser que nuestra economía crecerá de manera negativa, entorno al 0,2 %. Y, por si esto no fuera poco, el parqué madrileño ha cerrado la tarde con un derrumbe del 5,20 %, sumándose así el tercer peor dato del año con 10.297,60 puntos.

Ante este panorama, sólo queda esperar…

Anuncios