El joven detenido el pasado viernes, relacionado con el atentado de Navarra, ha sido puesto en libertad. Se ha comprobado que el móvil con el que se alertó del coche bomba, situado en el campus de la Universidad de Pamplona, había sido comprado con su titularidad. J.M.M.M.G., durante el interrogatorio, admitió que se dedica a la compra de móviles prepago para revenderlos a mayor precio.

Y es que, el terrorista que llamo al DYA (Detente y Ayuda) de Vitoria para avisar de la explosión de un coche bomba, adquirió el terminal en una tienda de Bilbao en el mes de mayo. La compra fue realizada con la documentación de J.M.M.M.G. Sin embargo, el detenido denunció a la Ertzaintza la pérdida de dicha documentación tres meses después de producirse la compra y negó, estando detenido, la adquisición del móvil.

Pero, finalmente y, debido a la presión a la que fue sometido por encontrarse en régimen de incomunicación, el acusado confesó su actividad ilícita de compra venta de terminales móviles.

Con dicho móvil, el 30 de octubre,  a las 9:50 horas de la mañana, SOS Deiak de Álava recibió una llamada alertando de la colocación de un coche-bomba en el campus universitario. Los cuerpos de seguridad comprobaron que en Vitoria no se encontraba el Peugeot blanco del que hablaba el autor del comunicado. Horas más tarde, hizo explosión en la Universidad de Pamplona. Las víctimas, 20 heridos, la comunidad universitaria y, toda España.

Anuncios