Comentar una película siempre es difícil y más aún si el argumento se remonta a una época histórica donde el terror se apiadó de una ciudadanía inocente. “El niño con el pijama de rayas” es una novela de John Boyne. Aunque está dirigido a un público infantil, lo cierto es que presenta una dureza que envuelve la cordura y el pensamiento de quien la ve. Boyne representa en sus palabras un hecho histórico, real y escabroso. Describe en sus párrafos un modo de vida, una determinación, una Alemania nazi, una situación social y un desenlace que, aunque cruel e inhumano, es totalmente creíble.

Ahora esta novela está en imágenes. Como compañera de cine tenía a mi madre, quien se quedó absorta tras ver la película: aún no ha leído con detenimiento este pequeño pero gran libro. Dura, muy dura. Son las únicas palabras que puedo plasmar para describir este film.

 

Anuncios