En Europa andan preocupados por el sector del automóvil. El que sea una industria global y, posiblemente, el sector más importante del mundo en términos de impacto económico, se está haciendo notar. Sin embargo, no lo suficiente. Desde Bruselas ya se ha publicado un plan: el Banco Europeo de Inversiones (BEI) limitará hasta 4.000 millones de euros los “créditos blandos” al automóvil, el 10% de lo que pedía el sector. Es decir, no más de 4000 millones en un crédito que se concede a largo plazo y a un interés muy bajo para favorecer la inversión.

 

En España, el presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero ha comparecido en el Congreso, de forma extraordinaria, para informar sobre la situación económica y sobre las nuevas medidas. Allí, no se ha olvidado de anunciar que el Gobierno destinará 800 millones de euros al que considera el “principal pulmón” exportador del país, el sector del automóvil. Un sector que emplea a más de 300.000 personas en nuestro país.

 

El “principal pulmón”

La industria automovilística representa, sólo en Europa, el 10% del PIB y emplea, directa e indirectamente, a 10 millones de trabajadores. La característica principal de este sector en los últimos años ha sido el aumento de alianzas y fusiones entre las empresas. En España, la revolución del automóvil comenzó en los años 50, concretamente con SEAT y representa también el 10% del PIB nacional. Actualmente hay 18 plantas industriales y 11 empresas. El Grupo PSA (Peugeot – Citroën) es la pionera en nuestro país, según el ranking de empresas por volumen de facturación.

Anuncios