Paulo Coelho. De biografias y vidas

Paulo Coelho. De biografías y vidas

Alguno que otro hemos leído alguna vez algún libro del escritor Paulo Coelho. Pero cierto es que poco sabemos de él. Una persona muy especial en mi vida suele recortar los artículos que le llaman la atención para compartirlos conmigo. Y así fue como supe de la vida de este hombre.

Nació en Río de Janeiro en 1947. Un terremoto ha sido y, cada vez que profundizamos en su biografía, descubrimos algo nuevo cual caja de sorpresas. Él decidió que quería ser escritor cuando tenía 13 años. Nos obstante, su sueño no lo hizo realidad hasta los 39. Su curioso pasado se asemeja a una película de ciencia ficción: en su infancia organizaba sectas y fue un pésimo estudiante; conducía sin carnet y a punto estuvo de quitarle la vida a un joven. Sus padres decidieron ingresarle en un manicomio donde fue tratado con electroshock. También, nuestro escritor intentó suicidarse con gas y provocó a varias de sus novias para saber si lo amaban.

Su época de hippy también la tuvo y fue fan de todas las drogas habidas y por haber. En el campo de la política tampoco se estuvo quieto: sus inclinaciones extremistas lo condujeron a la cárcel. Y fue a los 39 años cuando encontró su camino y comenzó a ejercer esa profesión que tanto anheló: ser escritor. Desde entonces, fama y éxito.

Paulo Coelho, este escritor que siempre viste de negro, hoy tiene 61 años. Ha publicado ya 18 libros que han sido traducidos a 67 lenguas y se han vendido en 160 países. Es obvio que la pluma de El alquimista ha cambiado: “No hay otra virtud en la vida que ser valiente. No hay nadie que no vea su oportunidad en la vida: el cambio está ahí”.

Puede decirse que el brasileño Fernando Morais ha sido el elegido. Gracias a la colección de 170 cuadernos y 94 CD que Coelho ha ido atesorando, Morais ha sido capaz de dar vida, en 600 páginas, al pasado de este místico escritor. El resultado, una obra titulada El Mago.

A la pregunta de ¿es feliz Coelho?, éste contestó: “Depende, hay momentos, pero quizá estoy más contento que feliz; eso sí, duermo bien”.

Anuncios