elpais.com
elpais.com

 

 

“Ojalá octubre” rezaba el título de uno de los libros del escritor y periodista Juan Cruz. Pero para María del Saliente, el octubre de 2006 no fue precisamente ese “ojalá octubre” al que se refiere Cruz, sino todo lo contrario. En ese octubre comenzó su pesadilla.

 

Era una mañana de octubre, la de 2006. David, un chico rubio y travieso de 10 años, aún no había hecho los deberes. Y ya quedaba poco para entrar en el colegio… María, su madre, se puso muy nerviosa y reprendió a su hijo. En respuesta, el niño le tiró una zapatilla y se encerró en el cuarto de baño. Cuando María consiguió abrir la puerta, cogió al pequeño por el cuello y le golpeó por detrás de la cabeza… El impacto del golpe hizo que David fuese a dar con la nariz en el lavabo y comenzase a sangrar.

 

Una vez en el colegio Nuestra Señora de los Dolores, su profesor no hizo caso omiso al moratón que presentaba David en el cuello ni a los restos de sangre. Por ello, decidieron llevarlo al centro de salud. Como es lo habitual en estos casos, los médicos que atendieron al niño remitieron el parte médico.

 

David hoy tiene 12 años. Y su madre, sorda y de 37 años, ha sido juzgada dos años más tarde por malos tratos: el fallo la condena a estar alejada de su hijo durante 410 días. El pueblo andaluz de la familia, Pozo Alcón, en Jaen, ya ha recogido 2.000 firmas contra el fallo judicial.

Anuncios