Bernard L. Madoff. elmundo.es

Bernard L. Madoff. elmundo.es

“En la época de las organizaciones sin rostro que pertenecen a otras organizaciones igualmente sin rostro, Bernard L. Madoff Investment Securities vuelve a una época anterior en el mundo financiero: el nombre del propietario está en la puerta. Los clientes saben que Bernard Madoff tiene un interés personal en mantener el intachable  historial de retorno sobre las inversiones, negocios justos y altos estándares éticos que siempre han distinguido a esta empresa”.

 

Esta colección de palabras, puntos y comas, no son más que los elementos que formaban parte de un párrafo. Pero no un párrafo cualquiera. Era uno de los que componían el portal de Internet de la empresa de Madoff. ¿Qué quieren decir estas palabras? ¿Cuál es su significado? ¿Por qué confiaban las personas en él? Según el agente que lo arrestó el 11 de diciembre, esas palabras sólo pueden significar una cosa: “la palabra de un hombre es su contrato”.

 

Bernard L. Madoff ha estado durante casi 40 años estafando a mucha gente: grandes bancos, empresas e instituciones, medios de comunicación, organizaciones humanitarias… Y a alguien muy importante también: a su familia.

 

Para su fraude, utilizó la teoría de Carlo Ponzi (1882-1949): devolvía a sus clientes el doble de lo invertido pero pagando con el dinero de otros clientes a los que nunca devolvía nada. Diversos economistas aseguran que Madoff fue mucho más listo, evitó la forma piramidal de ganar dinero y nunca prometía beneficios escandalosos: “sus fondos de inversión daban unos beneficios de entre el 10% y el 15% al año”.

 

Fueron sus hijos los que lo delataron. Eran ellos los dos directivos que escucharon a su jefe confesar que “su negocio de asesoría financiera era un fraude”. Un fraude que puede alcanzar la cifra de los 50.000 millones de dólares. O lo que es lo mismo, 37.470 millones de euros. En junio, el Banco Santander recibía de la revista Euromoney el premio al mejor banco del mundo. Seis meses después ha resultado ser uno de los bancos más perjudicados por la estafa.

 

Hoy Madoff está bajo arresto domiciliario. Dice estar arruinado, pero ha pagado 10 millones de dólares para poder dormir en casa, para vivir bajo su techo de lujo en Manhattan. Allí estará desde las 7 de la tarde hasta las 9 de la mañana.

 

El agente del FBI, Theodore Cacioppi le advirtió:

 

.- Estamos aquí para averiguar si hay una explicación inocente.

 

Y Madoff le conestó

 

.- No hay ninguna explicación inocente.

Anuncios