Tan sólo queda un día para despedir este 2008. Un 2008 que se lleva muchas noticias. Unas buenas. Otras, desgraciadamente, malas. La balanza entre lo positivo y lo negativo no parece haberse equilibrado estos últimos días. Especialmente con las noticias internacionales.

¿Y con las nacionales? Mucho y de todo ha pasado en este país a lo largo del año. Víctimas del terrorismo, ese catastrófico accidente aéreo inexplicable e impredecible, esta crisis que está marcando un antes y un después en la Historia… Historia, sí, con mayúsculas…

 Decenas de economistas ya lo advertían. Tertulianos económicos lo admitían en diversos medios de comunicación hace escasos meses: “España ya está en recesión”. Hoy, a tan sólo un día del fin de 2008, el Banco de España ya ha publicado el último boletín. El desgaste y el deterioro económico, el descenso del sector de la construcción, el aumento de los precios del sector energético, la bajada en las ventas de coches, más y más paro… Todo influye, todo cuenta para que el informe refleje una “continuación del patrón de deterioro de la actividad económica”. Sí. España cierra este 2008 con recesión.

 Al vicepresidente económico, Pedro Solbes, le ha costado admitirlo. Pero aún teme esa palabra: “recesión”. La teme y no la pronuncia. Declara que el informe “refleja un sentimiento que todos tenemos, y es que el cuarto trimestre pueda ser de crecimiento negativo”. Los pronósticos para 2009 no son nada positivos. Esperanza es lo que le queda a la sociedad española en estas fechas…

Anuncios