elpais.com

elpais.com

LA presidenta de esta nuestra Comunidad está enfadada. Y mucho. El órgano propagandístico del régimen cubano, el diario Granma, vomitó ayer en sus páginas todo tipo de expresiones que atacan directamente a Esperanza Aguirre. Según el periódico cubano, Aguirre desea convertirse en la principal cabecilla en la capital española de la mafia y los terroristas cubanoamericanos asentados en la ciudad estadounidense de Miami”. Pero esto no termina aquí. Define a la política madrileña como “discípula del derechista José María Aznar” y asegura que “desea también seguirle los pasos en el empeño frustrado de atacar a Cuba y hacer de sus agresiones a la isla un medio de promoverse”. Nada menos. ¿Algo más? Pues sí, mire usted… Granma también la acusa de recibir “importantes sumas de dinero de la debilitada mafia cubanoamericana de Miami” y afirma que “mantiene estrechos vínculos con esos grupúsculos de Miami y con connotados terroristas”. ¿Aguirre utiliza el dinero de los contribuyentes “para sostener a supuestos opositores cubanos”? No sé lo que pensarán al respecto los ciudadanos de la Comunidad de Madrid…

¿Qué ha hecho la presidenta de la Comunidad de Madrid para merecer tales expresiones? Según el diario El Mundo, apoyar una concentración para el 31 de enero contra el régimen de Raúl Castro en el 50 aniversario de la revolución cubana. Aguirre se ha sentido muy ofendida… Por ello ha contactado con el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, para que de “una respuesta adecuada a la gravedad de los insultos”. En su respuesta, el ministro ha optado por contactar telefónicamente con el embajador cubano, Alberto Velazco San José. Por teléfono. Contacta por teléfono El Gobierno, a pesar de estar molestado por la cantidad de descalificativos que arroja Cuba contra los políticos españoles, no quiere convocar formalmente al embajador para no romper los lazos actuales con el régimen de Castro.

Anuncios