elpais.com

elpais.com

 

LAS familias están preocupadas por esta crisis. Y mucho. La deuda contraída con los bancos no parece tener fin. La sociedad española no sólo tiene que hacer frente al crédito hipotecario, sino también a los préstamos que se están solicitando para poder sobrevivir en este mundo altamente globalizado. Y en crisis. ¿Desaceleración? No. Recesión.

Las familias se están sobreendeudando. Y Zapatero les pide que gasten más, que sigan consumiendo. ¿De dónde tanto? Hoy, el presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, ha anunciado la tasa de morosidad de su entidad. Ha asegurado que el dato podría alcanzar este año el 7,30%. Un dato, dice, cinco veces mayor que en 2008.

Por otro lado, un “esfuerzo adicional”. Eso ha pedido el Ejecutivo a los banqueros durante la reunión de tres horas que ha mantenido con ellos en La Moncloa. Que concedan más créditos y que faciliten a los desempleados la moratoria en su respuesta al pago de sus respectivas hipotecas. Insisto, ¿de dónde tanto?

Y mientras, Miguel Martín Fernández, presidente de la Asociación Española de la Banca (AEB), acusa al Gobierno de haber actuado tarde. ¿Es quizás demasiado tarde? Y puesto que la crisis económica no ha tenido su origen en España, Martín ha asegurado que no se pueden aplicar “las mismas recetas financieras que en otros países”.

Anuncios