Nadie dijo que hablar en público fuese fácil. Y si no que se lo digan al presidente del Gobierno. Zapatero dio una rueda de prensa conjuntamente con su homólogo ruso, Dimitri Medmedev, el pasado 3 de marzo en La Moncloa. Y se equivocó cuando todos los objetivos le apuntaban.

 

La oratoria y la locución son asignaturas que los políticos deben dominar. Expertos los preparan para la ocasión. Sin embargo, ser exacto, a pesar de estar leyendo un texto escrito, no es fácil. Siempre hay ocasión de trabarse,  de no pronunciar con exactitud o de ponerse nervioso. Y eso es lo que le ocurrió a Zapatero. ¿Lo curioso? Por la repercusión mediática que ha tenido, lo curioso ha sido la palabra que dijo cuando realmente quería decir “apoyar”…

Anuncios