Después de ver este anuncio nos preguntamos hasta dónde llegan los límites de la comunicación. Hacia qué punto pretendemos llegar con estas imágenes. Hay dos mensajes a lo largo de esta historia: la venta de una historia y la venta de un producto. Comunicación y marketing. Estos dos elementos funcionan de manera eficaz en este trabajo de producción. ¿La felicidad? Sentimiento que, desgraciadamente, tan sólo existe momentáneamente en el sentir de las personas. No obstante, este hombre de 102 años quiere hacernos ver, o hacerle ver a esa persona que viene al mundo, el valor de la vida. El producto que se vende es otra cosa…

Anuncios