“Camino al infierno”. Esta ha sido una de las expresiones que el primer ministro checo, Mirek Topolanek, ha lanzado contra las políticas económicas de Obama. En el pleno de la Eurocámara de Estrasburgo, Topolanek, que ostenta este semestre la presidencia europea, no ha dudado en oponerse al paquete de medidas que Estados Unidos empleará para luchar contra la crisis. En su locución, ha añadido que “el mayor éxito de la UE es la negativa a ir por esa vía”.

Mirek Topolanke, que acaba de sufrir una moción de censura en su país, no está de acuerdo con las decisiones del recién estrenado presidente americano: “Los estadounidenses necesitarán liquidez para financiar todas sus medidas y las financiarán con la venta de bonos. Ello socavará la estabilidad de los mercados financieros internacionales”. El resto de los participantes no están a favor , como el alemán Martin Shultz, que le respondió con un tono un tanto determinante: “Usted no representa en esto al Consejo Europeo, se representa así mismo”.

Independientemente de sus opiniones o no con respecto a las medidas del mandatario americano, lo cierto es que el primer ministro checo no está pasando por su mejor momento. La crisis económica y una oposición férrea lo han hecho bajar del pedestal. Y es que los Gobiernos del este no dan para más: la falta de fortaleza en las políticas y la gravedad de la situación económica están haciendo que estos territorios caigan uno a uno… Letonia, Hungría, República Checa…

Anuncios