Anoche, las calles de Madrid estaban colapsadas. Y no sólo por el tráfico lento y denso de esta gran ciudad, que es ya característica innata. Decenas de grupos de policías estaban afincados en cada calle del centro: Santa María de la Cabeza, Plaza de España, Atocha… Pero no estaban solos… Vigilaban a otros tantos grupos de jóvenes mucho más numerosos que ellos. ¿Estudiantes quizás? Alumnos manifestándose… Pero a diferencia de otras manifestaciones, la de anoche fue tranquila. Sin complicaciones. Y, sobre todo, sin la violencia que, desgraciadamente, ha protagonizado las revueltas callejeras de estudiantes estos días de atrás…

 

Un consejo: cuando halla manifestaciones, no crucéis Madrid. Posiblemente el paseo dure más de una hora…

Anuncios