N-420. Ángela Paloma Martín 

 

N-420. Ángela Paloma Martín

 

Terminadas las vacaciones de Semana Santa, las personas que se han dado un respiro fuera de su ciudad, vuelven a casa. Lo cierto es que el tráfico se convierte en el peor enemigo de los conductores: los colapsos en las entradas de la capital y de las grandes urbes, los nervios, los camiones que disminuyen el paso en las carreteras comarcales… Todo influye para que cualquier despiste se convierta en un terrible accidente

Han sido 41 personas las que han fallecido en nuestras carreteras desde que comenzó, el pasado día 3, la operación salida. Son 17 menos que el año pasado. No obstante, demasiadas pocas cosas ocurren después de las barbaridades que se ven diariamente al volante: adelantamientos demasiado arriesgados, velocidades extremas en vías en las que hay que ir a 90 Kms hora, no respetar la señalizaciones, hundir, literalmente, al coche de menor tamaño… La sociedad aún no se ha concienciado del peligro que supone llevar un automóvil entre las manos. Cada día y cada semana vemos acciones en la conducción demasiado precipitadas: nos creemos que nuestra experiencia nos salvará de cualquier apuro. Pero no es cierto. Parece que las campañas de tráfico no han calado lo suficiente en nuestras conciencias.  Y es porque seguimos pensando que a “nosotros no nos pasará nunca”. Hasta que pasa…

Anuncios