Ángela Paloma Martín. Fotografía tomada a las 22.18 h.

Ángela Paloma Martín. Fotografía tomada a las 22.18 h.

 

Son más de las 22 horas. En Getafe, ciudad de la Comunidad de Madrid, han comenzado obras para renovar infraestructuras y vías. Concretamente en la calle Badajoz, esquina con la calle Extremadura, y también en esta misma. Pues bien, las obras han comenzado sin previo aviso. Tan sólo se ha comunicado, con una señal de prohibición, a los propietarios de los automóviles que aparcaban en la vía pública que, a partir del 20 de abril, debían retirar sus coches antes de las 8 de la mañana. No obstante, ese no es el mayor problema por el que se quejan los vecinos: la contaminación acústica dura prácticamente todo el día exceptuando, quizás, una hora de comida.

Son más de las 10 de la noche y el ruido rotundo de un taladro ensordecedor inunda los oídos de cualquier persona que tenga su vivienda cerca. O de cualquier viandante. Muchos vecinos se tendrán que levantar a las 7 de la mañana, incluso antes para ir a trabajar. Y muchos otros deberán madrugar para cambiar su automóvil de sitio puesto que en la zona peatonal donde lo aparcan de noche, comienzan las multas a las 8 de la mañana.

El dormir, el descansar o el tan sólo vivir, se hace complicado en tan malas condiciones que, en pleno siglo XXI, parecen tercermundistas… ¿Una solución? Ofrecer información, algo que las personas tienen derecho a recibir. ¿Otra solución? Respetar los horarios y, más aún, si son laborales…

Ángela Paloma Martín. Fotografía tomada a las 22.18 horas

Ángela Paloma Martín. Fotografía tomada a las 22.18 horas

Anuncios