Fotografía de elimparcial.es

La Puerta del Sol de Madrid. Fotografía de elimparcial.es

Como es habitual por estas fechas, la capital española recibe a cientos de turistas. Éstos, emocionados, hacen sus compras y realizan sus visitas a museos, monumentos etc… Sin embargo, este año está siendo muy diferente al de otros. Por cada calle del casco antiguo, del gran Madrid de los Austrias, nos tropezamos con escombros, un ruido insoportable y cientos de vallas que nos impiden el paso y que nos obligan a dar rodeos por doquier en cada esquina… El polvo y el calor es lo que está protagonizando las vacaciones de las personas que han venido a visitar Madrid en pleno junio. Para ellos, quizás, desconocedores de los verdaderos misterios de esta capital, les parecerá suficiente y regresarán satisfechos a sus países de origen. Mientras, los madrileños que tienen la gran suerte de estar trabajando, debaten la época, la semana, la quincena, el mes de vacaciones con el resto de sus compañeros para salir escopetados de esta gran jungla… Para, al menos, oler aunque sea de lejos el mar, o para dibujar, desde la tranquilidad, fantasías en la memoria de aquellos a los que la crisis les haya afectado de una manera más directa…

Anuncios