Vicente Ferrer

Vicente Ferrer

En la mayoría de las ocasiones, no sabemos muy bien por qué, se habla mucho de las personas cuando ya fallecen. ¿Por qué sólo cuando mueren es cuando realmente nos interesamos por la vida de esa persona, por sus obras, su profesión o profesiones, sus pasiones y sus defectos? Quizás esto sea un irreversible fruto de la humanidad; una característica que cargamos a cuestas. Injusta, sí, pero cierta.

Vicente Ferrer fue una persona amada. Tras su muerte, el pasado 18 de junio, así se demostró. Este barcelonés que nació el 9 de abril de 1920 ingresó en la Compañía de Jesús y se marchó como voluntario a la India en 1952. Aunque posteriormente fue expulsado de éste país situado al sur de Asia y de la Compañía, Ferrer volvió en 1969 a Anantapur, en el Estado de Andhra Pradesh. Fue misionero y laico. Ex jesuita, por tanto, y fundador del Consorcio para el Desarrollo Rural en la India. También fue presidente de la Fundación que lleva su nombre: la Fundación Vicente Ferrer.

En 1970 se casó con la periodista Anne Perry y tuvo tres hijos: Tara, Yamuna y Moncho. Este último será el que continúe la labor de su padre, de sus padres…

¿El objetico de Vicente Ferrer? Ayudar a los campesinos, caminar al lado de los más pobres, crear escuelas, hospitales, residencias, reducir la ignorancia y la miseria, intentar captar la atención de organizaciones internacionales, hacer comprender a los países desarrollados las desigualdades sociales… Premiado por su labor, en 1998 fue galardonado con el premio Príncipe de Asturias de la Concordia. Además fue propuesto para que recibiese el Premio Nobel de la Paz. Su obra literaria la publicó en 2003 con un suculento y atrayente título que nos da a entender, a simple vista, aquello que nos quiere transmitir: “Vicente Ferrer. Encuentro con la realidad”. Eso es lo que él se encontró en la India: la realidad; la dura y cruda realidad…

El pasado mes de marzo sufrió una embolia cerebral. Esta causa sin remedio ha sido la que lo ha empujado hacia el camino de la muerte este mes de junio. Falleció, allí, en la India, en Anantapur. Y será allí donde miles de personas lo añorarán cada día por su labor humanitaria…

Anuncios