El periodista David Cantero el 31 de mayo de 2009 firmando su obra en la Feria del Libro de Madrid. Fotografía de Ángela Paloma Martín

El periodista David Cantero el 31 de mayo de 2009 firmando su obra en la Feria del Libro de Madrid. Fotografía de Ángela Paloma Martín

El periodista  David Cantero es la persona que ha tallado con fino sentimiento esta obra. El hombre del baobab no es otro que el nombre africano del protagonista de su novela: Luis Vaissé. Entre sus páginas nos perdemos en un mundo donde el concepto de la “vida” se debate en un continuo devenir. Ese devenir que perturba al personaje principal de la obra, que lo abruma, que lo ahoga en su lenta monotonía. Un divorciado fotógrafo que, aunque ama profundamente a su hijo y a su mujer actual, tiene decidido quitarse la vida a su regreso. Al regreso de un viaje que emprende con su padre, ya casi cadáver, a África para que éste cumpla su último deseo.

De nuevo, el rumbo de la vida le depara a Vaissé sorpresas que ni él se espera, y ese suicidio ya decidido tendrá que esperar… Las musas del romanticismo y la pasión no faltan entre las líneas de esta colección de palabras perfiladas en un ambiente aviador. Tampoco falta lo que se concibe como el “nuevo concepto de familia”. Pero es la vida… Siempre la vida… ¿Merece la pena vivir? ¿Por qué desear morir? ¿Qué es realmente la felicidad? ¿Y el amor? Es la vida… Siempre el valor la vida la presente en estas páginas…

“A veces el disfraz de la vida nos viene grande, demasiado grande, o excesivamente ajustado, tanto que nos asfixia. El tiempo y los hechos que no elegimos vivir nos pesan, nos sobrepasan, nos ocultan, nos raptan, nos llevan de acá para allá sin contar con nosotros. Impotentes, terminamos aceptando que no es sencillo eludir la vida que nos tocó vivir. Nos entregamos entonces a ella sumisos, aunque desde el instante mismo de la concepción la sintiéramos en algo ajena, incompatible tal vez con nuestros deseos, con nuestro espíritu. Incapaces de contenerla, de frenarla, de reprenderla, esperamos a que sea ella, la vida, la que se canse de jugar con nosotros.”

DAVID CANTERO


Anuncios