Así es: comienza la cuenta atrás… Como es habitual por estas fechas, cientos de alumnos que han aprobado la selectividad buscan desesperados una plaza en las Universidades que más desean intentando, no sin éxito, encontrar alojamiento. Ese alojamiento, ya sea residencia o piso de estudiantes, será el rincón donde dé comienzo su futuro. El inicio de lo que algún día serán… Estos alumnos son la última promoción que se examina de esta prueba llamada selectividad… Ahora, en pleno verano, estos preuniversitarios buscan un hueco en las carreras (ahora grados) que siempre soñaron estudiar algún día y ese rincón techado donde poder desempeñarlas…

Pero no sólo los preuniversitarios. Con la crisis en plena cumbre, aquellos alumnos que han finalizado sus diplomaturas o licenciaturas se ven sin trabajo, sin una pequeña oportunidad en el mundo laboral y con escasas becas ofrecidas por parte de las empresas. Es por ello que estos recién titulados, con la esperanza de obtener una especialización y realizar una inversión, deciden seguir estudiando un Máster que los haga más capaces a largo plazo. Pero hay que diferenciar: muchos de ellos continúan estudiando por placer y otros por necesidad. ¿El objetivo? Buscar oportunidades en países extranjeros, especializarse en otro idioma y hacerse con la mayor experiencia posible…

Aquellos alumnos que estudian un posgrado por placer lo hacen para continuar con un sueño que comenzó desde el mismo momento en el que pisaron por primera vez ese edificio ilustre y desconocido llamado Universidad.

A todos ellos: a los que empiezan porque nunca fueron, a los que continúan porque no queda otro remedio, y a los que seguirán porque desean culminar sus sueños e ilusiones, mucha suerte…

Anuncios