Parece que el peronista y empresario, De Narváez, lo tiene claro: “hoy empieza a cambiar la Historia porque hemos derrotado a la vieja y mala política”. Con esas palabras habló a sus seguidores tras conocerse la derrota del matrimonio Kirchner en Argentina. Tras las elecciones del pasado domingo, 28 de junio, el llamado “Kirchnerismo” perdía 22 escaños de diputados, es decir, perdía el control del Parlamento. La oposición se alzó, por tanto, con una clarísima victoria en las principales provincias de este país: Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza.

Después de estos resultados, a los Kirchner sólo les queda aceptar su derrota y cambiar las condiciones de las formas de Gobierno para la segunda parte de su mandato…

Anuncios