Walter Cronkite, 1952. Fotografía de elpaís.com

Walter Cronkite, 1952. Fotografía de elpaís.com

Quienes se dedican a la profesión periodística, lo saben. Este oficio es apasionante. Ayer escuchaba de boca de un redactor que el que vive anclado en el pasado, sufre depresión, y el que espera el futuro, ansiedad. Quien quiera vivir en el presente “que viva con un periodista”. Aunque corta sea la idea, ésta es totalmente cierta. Los periodistas vivimos el presente para contarlo, dejando palabras, ideas y hechos que se convertirán en parte de nuestra historia.

Hoy leemos en los periódicos una noticia que estremece: Walter Cronkite ha fallecido. Lo hizo ayer en Nueva York a sus 92 años. Cronkite era conocido como el padre del periodismo televisivo además de ser el periodista con más credibilidad en Estados Unidos tras su paso por la cadena CBS. Era el de las siete el telediario que contaba con más audiencia y el que levantó su prestigio como profesional. Trasladó a la sociedad noticias tan relevantes como el asesinato de John Kennedy en 1963, la guerra de Vietnam, el caso Watergate o la inédita llegada del hombre a la luna. El que fuese hijo de un dentista y de una ama de casa, dijo adiós a las cámaras en 1981. Nunca llegó a graduarse, pero supo forjar una imagen única como presentador en el mundo del periodismo televisivo. Siempre se le recordará por la frase que repetía al finalizar cada telediario: “así son las cosas”…

Anuncios