Durante el transcurso de la vida hay momentos en los que uno hace un paréntesis momentáneo para reflexionar sobre el sentido de su existencia. Puede que ocurra, como a uno de los protagonistas de esta obra cinematográfica, que nos demos cuenta de cómo hemos desaprovechado ese factor tan importante para nosotros llamado tiempo… Sólo hay que reaccionar y darse cuenta de ese “espero que no sea demasiado tarde…”

La torre de Suso es una película dirigida y escrita por Tom  Fernández. A través del género de la comedia, pretende hacer saber al público “las cosas serias de la vida”. Cundo (Javier Cámara) vuelve desde Argentina a su tierra natal, Asturias, después de su marcha hace 10 años. El motivo de su regreso es la muerte de su amigo Suso. A su llegada, se encuentra con cuatro de sus colegas de toda la vida, con la vieja pandilla que hicieron siendo unos críos. Juntos, presencian el entierro de Suso y lo celebran como él lo hubiese querido celebrar: con una buena borrachera. Lo que no saben es que Suso les dejó algo por hacer, algo que él deseaba antes de morir. Y como amigos que son, aunque no les guste la idea, intentan llevar a cabo tal empeño.

Cundo reflexiona y se da cuenta de cuán distintas son las cosas en Asturias, la vida tan desgraciada de sus padres, las de sus amigos… Pero la  suya también lo es… Y más de lo que sus amigos piensan. El fallecimiento de Suso marca un antes y un después en la vida de todos ellos. Un antes y un después para encaminarlas hacia futuro mejor…

El reparto de este film no podría ser mejor: Javier Cámara (Cundo), Gonzalo de Castro (Fernando), César Vea (Mote), José Luis Alcobendas (Pablo), Malena Alterio (Marta), Mariana Cordero (Mercedes), Fanny Gautier (Rosa), Emilio Gutiérrez Caba (Tino).

–          ¿Y para qué construir una torre?

–          Para ver las cosas desde arriba…

Anuncios