Bolsillos vacíos, cuentas en números rojos… La crisis económica no pasa desapercibida. Sus pasos cada vez son más evidentes y camina tras ellos una sociedad apaleada por su devastación. Por ello no es de extrañar que afloren negocios en esta época aunque estos daten del siglo XV. Eso es lo que está ocurriendo con el aumento del número de empeños en los Montes de Piedad. La crisis ha disparado este tipo de actividad: en el ejercicio anterior, los ciudadanos visitaron las cajas de ahorros para canjear objetos por valor de 206,6 millones de euros, es decir, un 19,6% más.

Esto está sucediendo debido a la necesidad que tienen las familias de ceder sus bienes para conseguir un crédito. Tanto es así que los Montes de Piedad han aumentado la cifra de préstamos un 16% y se estima que el crecimiento se mantenga en el próximo año. Estas entidades facilitan un crédito por el 70 u 80% de la tasación del bien durante un plazo máximo de un año y por el que se cobran unos determinados intereses. El cliente tiene derecho a recuperar el bien pasado este tiempo aunque, también, puede renovarlo un año más. En caso de que el cliente no pague el crédito, el bien tasado se subastará. De este modo, la sociedad nunca pierde. En estos momentos se podría decir que Caja Madrid es la caja de ahorros más activa: gestiona alrededor de 161.000 empeños por un importe de 80 millones de euros.

Anuncios