En Madrid lo habitual se pierde en la penumbra. Lo raro siempre da paso porque, sencillamente, así es Madrid. Nada normal. Cada persona que nos cruzamos en la calle, en el metro, es distinta… Cada tienda también, así como cada lugar o posición… Diversas son sus formas y coloress… En Madrid las sorpresas son diarias, como su gente y su devenir diario… Por eso no es de extrañar que un fotógrafo inmortalice la boda de una pareja de novios orientales a los pies de la  catedral de la Almudena un jueves a las 12 de la noche…

Fotografía de Ángela Paloma Martín

Fotografía de Ángela Paloma Martín

Anuncios