Fotografía de educa.madrid.org

Fotografía de educa.madrid.org

Últimos días del mes de agosto… Unos días críticos para aquellos estudiantes que se tengan que presentar a los exámenes de septiembre. Y más aún, si la carrera o lo estudios que realizan conllevan una carga adicional de trabajo práctico: ¿cuándo estudiar? Muchas personas se encuentran en esta situación: buscan ayuda, sitio en casa, en la biblioteca… Los nervios están a flor de piel porque se juegan mucho en esta última partida… Las cartas están echadas: ahora sólo hace falta elegir las adecuadas, las que les encaminarán hacia el éxito. El agobio suele ser un factor principal que se presente en su contra, al igual que la ansiedad. El café nunca es suficiente, la cama no es lo cómoda que debería ser, ¡qué calor!, ahora toca descanso para comer, vaya… y mañana es otro día y sólo se duermen tres horas…

Real es: estos son algunos comentarios de estudiantes que se encuentran en esta situación y que utilizan las redes sociales para desahogarse, o simplemente para respirar otro ambiente que no sea el de puro estudio:

.- Una vez más…dejé todo para el último momento 😦 Q AGOBIO!!! -E.S-

.- Compro prácticas por besos, abrazos y tortilla de patata. A elegir conflicto armado. Precio negociable. Vamos señora!! qué me las quitan de las manosss!!!! –S.P-

.- 15 artículos de en un día??? YES, WE CAN!!! –S.P-

Son momentos difíciles y la sensación es de puro fracaso aún cuando no ha llegado el momento. Dicen que la esperanza es lo último que se pierde, pero cuando llegan estas fechas y hay que estudiar no hay esperanza que valga… Lo que sí está presente en el vocabulario de estas personas (y de las personas que tienen a su alrededor apoyándoles) es la palabra “suerte” y “ánimo”…

De modo que… ¡mucha suerte!…

Anuncios