Lubna Husein. Fotografía de elpais.com

Lubna Husein. Fotografía de elpais.com

La periodista Lubna Husein no será castigada con 40 latigazos ni pagará la multa de 500 libras. Husein, después de negase a pagar dicha cantidad, ingresó en prisión. Estará allí un mes. Así lo prefiere ella.

Husein tiene 34 años y el tribunal de Jartum, Sudán, la ha condenado por vestir pantalones en público, un acto que se considera inmoral según las leyes de este país. De nuevo, vemos como normas absurdas se llevan a cabo degradando, una vez más, a la mujer. Países inundados por la ignorancia y manipulados por el poder de unos pocos se ven sometidos a actos y atrocidades en pleno siglo XXI.

Inmoral se puede considerar un acto que traiga consecuencias negativas dentro de la comunidad. El que una mujer lleve pantalones no conlleva ninguna atrocidad ni tiene repercusiones. Sin embargo, al parecer, las leyes musulmanas se pueden tomar por mano propia, como se quiera, y ser ejercidas de forma autónoma: diez mujeres que fueron detenidas junto a Husein sí fueron azotadas.

El pasado julio, la periodista fue arrestada en un bar de la capital de Sudán por llevar pantalones. Ante la posible sentencia del tribunal, Lubna decidió dejar de ejercer su profesión en la oficina de prensa de Naciones Unidas para luchar contra la justicia de su país. Su deseo es que se derogue la ley por la que ha sido condenada.

Ahora sus palabras son su defensa:

.- Soy musulmana y entiendo la ley musulmana, pero lo que yo pregunto es en qué pasaje del Corán se dice que las mujeres no pueden llevar pantalones.

Husein alega que el artículo 152 del código penal es ambiguo. Se condenará a  “toda persona que se comporte con una conducta inmoral o se presente en público con un vestuario contrario a la decencia”. ¿Dónde pone que se castigará a la mujer? ¿Dónde especifica qué es un vestuario contrario a la decencia? Llevar pantalones seguro que no lo es indecente en Sudán, ni en ningún otro país. No obstante, la cultura musulmana ha sido manipulada e impuesta sin peros ni contras durante siglos. Ahora su pueblo, con la ayuda de la comunidad internacional, tiene la respuesta…

Anuncios