ESTÁ en todas partes. La campaña de Madrid 2016 lleva viviendo con nosotros ya un tiempo considerable, ya sea en la gran capital o no. Cientos de ciudadanos españoles la apoyan (y muchos que no lo son pero así se sienten), los medios de comunicación también. Y no digamos ya de los políticos y deportistas de nuestro país. Esta fiebre ha llegado, como no, a las redes sociales: “todos tenemos una corazonada”, publican algunos usuarios; otros enlazan vídeos como el que aparece en este post. Y, aunque se esté a favor o no de que los Juegos Olímpicos se celebren en la ciudad madrileña, la intuición, sorprendentemente, ha pasado a ser una esperanza y una ilusión. Dentro de poco conoceremos el triunfo o el fracaso. Dentro de poco conoceremos si el deseo sólo ha sido un sueño o si el este deseo lo tendríamos que haber vivido con los pies en la tierra…

Anuncios