BALANCE semestral de acontecimientos porque éstos ocurren sin más y sin avisar, simplemente como consecuencia de la realidad en la que vivimos. Desde septiembre, se nos proyecta en nuestra memoria innumerables imágenes a una velocidad arrolladora. Momentos, lugares, sonidos, palabras… Pero también conocimiento. Conocimiento que se va adquiriendo y que queremos que se quede grabado para siempre, para nunca olvidarlo. Pero así es la memoria, humana y olvidadiza. Por eso no está de más ir con un cuaderno para apuntar, para anotar aquello que no queremos que se borre, aquello que queremos recordar en un futuro…

Tampoco queremos olvidarnos de las personas que vamos conociendo por este sendero de la vida. Y más aún si lo que tienen que contarnos es algo interesante y algo que aportará madurez en nuestra personalidad y en nuestra existencia.

Y es mejor ganar el tiempo que perderlo. Siempre ganarlo sin tener la percepción de haberlo perdido.

Y ya en enero un nuevo sol, nuevas ilusiones y esperanzas, nuevos sueños…

Por mucho que los medios de comunicación nos ofrezcan la cruda realidad: crisis económica, nueva presidencia europea, el “yes we can” perdiendo fuerza, políticos enfrentándose en la Cámara, partidos divididos, desastres naturales que desgraciadamente no se pueden evitar pero si podemos hacer que se sobrelleve de una manera más fácil… la vida sigue en pos de un nuevo camino…

Porque tarde o temprano de nuevo hacemos las maletas, recogemos nuestras cosas (o lo que queda de ellas) y seguimos persiguiendo esos sueños. Capítulos que terminan y capítulos que comienzan. Hojas blancas que con ilusión queremos que se rellenen sin tachones, y si ha de haberlos que sean poquitos…

Porque en seis meses se aprende mucho: mucho de los demás, de escuchar, de vivir en un entorno que no es el tuyo, de escribir, de leer y estudiar, de “proyectar”. Porque de estos seis meses se puede hacer un balance positivo, muy positivo… Unos meses que, indudablemente, se volverían a vivir sin que nada faltase. Y lo bonito es recordar y ser recordado.  Recordar para que esta lluvia, este frío y esta nieve no borre lo imprescindible de nuestra memoria…

Anuncios