Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, Pamplona. MCPC. Fotografía Ángela Paloma Martín

El antes y el después en la vida de una periodista

MAÑANA será un día grande. Un día para recordar. Mañana será la fecha candente del calendario, la que determine un antes y un después en la vida de esta periodista que hoy escribe.

Hay momentos que suponen un punto de inflexión y reflexión. Momentos que quedan por siempre grabados en la vida de una persona. Y es frecuente que esos momentos ocurran de manera inesperada, pero también ocurren porque uno va tras ellos, buscándolos con ilusión para que determinen un antes y un después. Un antes y un después que nos haga pensar, que nos haga madurar y despertar, que nos haga vivir y darnos cuenta. Vivir y darnos cuenta también de que los sueños son sueños pero son posibles hacerlos realidad.

Mañana viajo a Washington para continuar mi formación académica en la George Washington University, the Graduate School of Political Management. Será una experiencia única e inolvidable. Este viaje, intuyo, será ese antes y ese después, ese punto de inflexión que marcará en muchos sentidos mi persona.

Por lo tanto, este blog dará un giro a lo largo del próximo mes. Alguien muy importante en mi vida, que me ha acompañado a lo largo de mi formación académica, ese “alfarero que forja”, ese mentor que no se cansa nunca de darme consejos (y también de regañarme) me pidió que siguiese escribiendo, que siguiese contando y transmitiese, ya sea mediante imágenes o mediante la palabra, lo que allí veía, lo que allí sucedía. Eso él sabe que me nace y sabe que lo haré.

Desde el otro lado del océano intentaré transmitir esa realidad que viva, intentaré captar en instantáneas los momentos pertinentes que consideren que deben quedar en el recuerdo y que serán los que marquen de manera definitiva un antes y un después…

Anuncios