DESPUÉS  de un día académico, no hay nada mejor que dar un paseo por Washington DC para introducirse en su cultura y perderse en el frío de la ciudad y la noche. Pocas imágenes se pueden mostrar en la penumbra pero, al menos, de lo que se puede ver tras el objetivo se puede disfrutar.

De noche por Georgetown. Fotografía de Á. P. M.

Georgetown es diferente al resto de Washington. Se puede definir como una zona que se asemeja a Gran Bretaña y que parece estar enfadada con el resto de la ciudad por la clara diferencia de cultura, de arquitectura, de formas, de colores y de olores… Un “resto de la ciudad” que, aparentemente, se presenta europeo y donde las diferencias se perciben en la profundidad del saber y el conocer cada instante y rincón, cada persona, en cada conversación.

Caminar por Georgetown supone perderse entre quimeras. Hay que caminar despacio y respirar lentamente para hacerse con su olor y así grabar su aroma en el recuerdo. Cualquier tienda de la época moderna, cualquier restaurante, cualquier lugar insospechado se puede encontrar en Georgetown. Y es que insistir siempre se quedará corto, pero esta zona es para contemplarla, cerrar los ojos y creerse que aún no has despertado del sueño…

The Old Stone House 1766. Georgetwon. Fotografía de A. P. M.

The Old Stone House, 1766. Fotografía de A. P. M.

The Old Stone House

Anuncios