ÁNGELA P. MARTÍN | Washington DC

KEVIN Beltram viene de la compañía Distributive Networks. Trabajó en la campaña de Obama gestionando los mensajes a través del teléfono móvil. Ha sido el segundo ponente del XI Seminario de Estrategias de Campañas Electorales: Ganando elecciones, un votante a la vez en la George Washington University (GSPM). Su discurso ha ido dirigido en gran medida a un público con la ambición de ser candidatos electorales algún día. Pero no sólo ha dado consejos a futuro. También nos ha revelado como Obama aceptó la idea arriesgada de utilizar por primera vez esta plataforma en una elecciones. En las primarias, el actual presidente de los Estados Unidos apostó por algo nuevo mientras Hillary Clinton se mostró reticente y prudente: “Obama lo entendió antes que Clinton”.

Un software para un fin: Obama quería tener este programa integrado con el resto de medios de comunicación e involucrar en su mensaje al mayor número de personas. Hoy en día, ha aumentado de manera estrepitosa las personas que utilizan el móvil para algo más que para hacer llamadas. Ver un mensaje de texto es más inmediato que el correo electrónico. Y, ¿cómo se hace? Según Beltram, creando una lista, segmentando a la población norteamericana y satisfaciendo sus necesidades en función de la demanda – petición del código postal para localizar la zona geográfica, petición de intereses puntuales y concretos… Pero… ¿cómo se utiliza este activo para tener beneficios traducido en votos? En primer lugar, estudiando quién es el target involucrado y utilizar un recurso importante en Estados Unidos para sacarle el máximo partido: los voluntarios; en segundo lugar, informar al electorado, por ejemplo, de la fecha límite de votación, dónde hay que ir a votar, cual es el proceso, etc.

Kevin Beltram: “Si yo fuese candidato, utilizaría el móvil.

Pero como todos los soportes de comunicación, el teléfono móvil tiene sus ventajas y también grandes inconvenientes, como es el caso del precio y de las políticas de las compañías telefónicas. Son preguntas difíciles de responder e, incluso, difíciles de ser cuestionadas.

Kevin Beltram en el XI Seminario de estrategias de campañas electorales en la George Washington University, Graduate School of Political Management (GSPM). Fotografía de Ángela Paloma Martín

Anuncios