Fotografía de Ángela Paloma Martín

Fotografía de Ángela Paloma Martín

“Vámonos al fresco” es la típica expresión que utilizan, en mayor medida, las personas que viven alejadas de las grandes urbes. En esta época del año, aquellos que habitan en los pueblos, salen de sus hogares y se sientan con sus vecinos “a tomar el fresco”. Sacan las sillas de casa y buscan cualquier soplo de aire que tercie a pasar por allí. Ese momento es como un ritual diario protagonizado sobre todo por personas mayores. Hombres y mujeres, en compañía se distraen, hablan, se cuentan, se ríen, sin faltar, en muchas ocasiones, el cigarrito de turno o los nietecillos, esos que, con sus chiquilladas, amenizan la conversación o ese “compartir”.

En Argamasilla de Calatrava, Ciudad Real, estas reuniones también son la alegría de las calles porque no hay ninguna en la que falte algún un ciudadano de esta pequeña localidad manchega sentado en su hamaca. En la fotografía podemos ver a unas cuantas vecinas de la familia Martín. Cada día salen a la calle y se reúnen en la puerta de María, una mujer viuda, pequeñita y morena, a la que no le falta simpatía y bondad a su persona. Todas las vecinas, allí con ella, hablan y hablan sin descanso. Y eso les gusta. Entre ellas se cuentan sus quehaceres diarios, sus penas y “arrechuchos”, las vidas de sus hijos, sus nietos… Y así un día tras otro y otro… Y cuándo se juntan, allí en la calle, no lo hacen a una hora en concreto. Ellas van saliendo porque saben que allí se encontrarán, más tarde o más temprano, a “tomar el fresco”…

Anuncios

Vídeo de Ángela Paloma Martín. antena3noticias.com

antena3noticias.com

Dicen que toda persona que parte de su tierra vuelve algún día… El presidente  del Congreso, José Bono, suele hacerlo habitualmente. Suele regresar al pueblo en el que nació, Salobre, a su tierra manchega, seca y basta, a Albacete. Ha sido allí donde ha recibido a los medios de comunicación que le suelen acompañar durante el curso político en el Congreso de los Diputados. Contento estaba de enseñar a sus compañeros las calles por donde corría y el río donde su “madre bajaba a lavar hasta que crecieron las zarzas”.

Los periodistas, sedientos de sacarle información que contar, lo han seguido hasta su casa, la de toda la vida. Pero José Bono no quería “dar titulares”. Él quería contar otras cosas: anécdotas infantiles, los nuevos proyectos que se están realizando en su pueblo, el cómo y el por qué de las placas en su casa… “Transparencia democrática”, ha dicho una y otra vez…

Pero como político que es y se siente, le ha sido imposible mantenerse al margen de los últimos acontecimientos, como por ejemplo, la hipotética subida de impuestos anunciada por el ministro de Fomento, José Blanco: “No he oído a la ministra de Economía y vicepresidenta segunda del Gobierno, que es la que tiene encargados estos menesteres de los impuestos, hablar al respecto. Más bien se trata de opiniones y reflexiones, como ha dicho el propio Pepe Blanco, que no eran propuestas definidas y concretas. Por tanto, resultaría muy imprudente que yo me pronunciase al respecto. Simplemente les diría que los impuestos los ha de aprobar el Parlamento, que no hay ninguna norma que haya entrado ni ningún proyecto de Ley en esa dirección”.

También ha sido inevitable preguntarle por la denuncia que la secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, ha hecho sobre las supuestas escuchas ilegales a dirigentes del PP. Esto es lo que Bono respondía al respecto: “en España no se escucha ilícitamente a nadie, porque todas las escuchas son las que ordenan los jueces habitualmente para escuchar a los malos, es decir, a los asesinos, a los terroristas, a sus cómplices…”.

Durante sus vacaciones, José Bono ha sido testigo de la vida veraniega de sus vecinos manchegos. Según sus declaraciones, parece haber percibido las necesidades de éstos y asegura que lo que la gente quiere es que “las cosas se mejoren en el ámbito de la economía, y que el Gobierno ayude a quien más lo necesita, pero no por ningún tipo de odio social como alguien podría sugerir”. Así es la vida en su pueblos (y en todos los pueblos me atrevería a decir): ven la televisión, leen los periódicos, “si es que los leen”, y los dejan si alguien “les invita a una partida de dominó”. Sus palabras podrían ser interpretadas para cualquier ciudadano que viva en España. Sin embargo y, a pesar del deseo de los españoles, esta afirmación del presidente del Congreso, parece no llegar nunca…

VÍDEO


antena3noticias.com. Por Ángela Paloma Martín

antena3noticias.com. Por Ángela Paloma Martín

La secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal, ha asistido a la inauguración de una escultura situada en una rotonda de Cuenca en homenaje a las víctimas del terrorismo. Esta rotonda está situada entre la Ronda Oeste y la calle Teniente Benítez. Cospedal, también presidenta del PP en Castilla La Mancha, ha dicho que esta escultura se ha creado para fortalecer la unión de todos los demócratas y ha exigido firmeza contra ETA.

Además de la escultura, se ha abierto al público, en el Centro Cultural de Cuenca, la exposición fotográfica “En pie de foto” donde se puede observar el dolor de las víctimas del terrorismo a lo largo de los últimos años. Al acto también ha acudido, Mari Mar Blanco, presidenta de la Fundación “Miguel Ángel Blanco” y hermana de este concejal de Ermua asesinado por esta banda terrorista.


Las Caras en Puertollano. Ángela Paloma Martín 

 

Las Caras en Puertollano. Ángela Paloma Martín

El juego de “las Caras” es una fiesta de Interés Turístico Regional en Semana Santa. Una antigua tradición de Calzada de Calatrava, Ciudad Real. (Pueblo conocido popularmente por ser el que vio nacer al gran director de cine español, Pedro Almodóvar).

Este juego de suerte, prohibido el resto del año, se celebra el Viernes Santo desde por la mañana hasta el Santo entierro de Cristo. Cientos de personas de toda España se congregan en este pueblo manchego para dar cita a esta histórica tradición. No se sabe con exactitud la fecha en la que comenzó a celebrarse. Pero lo cierto es que en ningún sitio se ha visto un juego similar.

Para comenzar el juego se necesitan dos monedas de cobre (del reinado de Alfonso XII) cuyo escudo y caras del rey tienen que estar perfectamente visibles. Una de las personas del corro es la banca. Éste debe juntar las dos monedas de tal manera que las caras del rey queden en el exterior. Esta colocación es muy importante. De echo, es vigilada y, en ocasiones, se pide la comprobación. La suerte es la gran protagonista. Un grupo de personas, los peones, se colocan en círculo, y apuestan grandes cantidades de dinero. La banca apuesta con ellos depositando en el suelo la cantidad de dinero que desea arriesgar. El organizador, cuando ya ha casado las apuestas del corro con el doble de la cantidad apostada, se aparta para que la banca lance las monedas al aire.

Si las dos monedas, al caer al suelo, descubren las dos caras del rey, el organizador gritará ¡caras! y todo el dinero apostado se lo lleva la banca. Si las monedas salen cruces (o escudos), el organizador gritará ¡cruces! y son los puntos, las personas del corro, quienes ganan el dinero de sus respectivas apuestas, incluido el dinero jugado por la banca.

Si al botar y caer en el suelo las monedas de cobre, se descubre que una es cara y la otra cruz, no gana ni pierde nadie. La banca vuelve a lanzar. Al organizador también se le llama baratero. Éste, por cada apuesta, por cada lanzamiento de la banca se lleva una propina, exceptuando las ocasiones en las monedas no coinciden.

Las personas que del círculo han apostado pueden retirarse de la jugada a tiempo siempre y cuando digan la palabra ¡barajo! Ahora bien, esta expresión también puede utilizarse para detener el juego por alguna irregularidad observada en el transcurso de la tirada.

En la actualidad, cada año, esta tradición mueve miles y miles de euros, por no decir millones… En esta antiquísima costumbre de Semana Santa, los peones no  sólo se juegan dinero. También está permitido jugarse tierras, casas, haciendas… Se dice que su origen puede estar en las apuestas que los soldados romanos hicieron con las vestiduras de Jesús una vez que fue crucificado. También se sospecha que fuese motivo el uso que Judas le hizo a las 30 monedas que recibió por vender a Jesús.

Los días previos a Semana Santa, los organizadores o barateros, preparan con ahínco este juego que congrega a cientos y cientos de personas porque, hoy en día, Calzada de Calatrava es el lugar por excelencia donde se celebra. Sin embargo, en otras ciudades manchegas, como Puertollano, también se organiza este juego donde la suerte ocupa el papel más importante.

Anoche, en la madrugada del Viernes Santo, mientras la procesión del silencio iluminaba las calles con la luz de las velas, decenas de ciudadanos puertollanenses hacían sus apuestas…   


Imagen en la iglesia de la Asunción. Ángela Paloma Martín

Imagen en la iglesia de la Asunción. Ángela Paloma Martín

 

Estamos en Semana Santa. Para algunos, estos días de fiesta significarán descanso, relax o reflexión. Otros vuelven a casa, después de muchos meses, para reencontrarse con sus familias. Y, otros, están mirando el cielo continuamente. Temen que una nube arruine meses y meses de preparación. Estos últimos son hermanos de cofradías que se preparan para vestir esta Semana Santa. Para los religiosos practicantes, estos días significan devoción y sentimiento. Rendirse ante la fe y celebrar la muerte y resurrección de Cristo.

Es cierto que, en las grandes ciudades, estas costumbres procesionales se van perdiendo. Las nuevas generaciones vienen renovadas, cuya fe es muy distinta a la que les inculcaban a sus abuelos. Mientras el conocimiento se va abriendo paso entre la sociedad de la información, la fe en la institución “Iglesia” se va perdiendo… Por mucha manifestación pro familia o en contra del aborto que se  celebre…

En los pueblos, los habitantes encalan sus casas, limpian a fondo cada rincón, sacan sus mejores ropas y celebran este acontecimiento acompañados de la mejor gastronomía de la región. Y la peineta que no falte…

En Puertollano, Ciudad real, cada año a las 12 de la noche, se celebra una procesión. Quizás, la de los miércoles, sea una de las que más gentío reúna. Sin contar con la de los viernes por la mañana. Pero es en esta, en la de los miércoles, donde los ciudadanos no se colocan a cada lado de la calle. Esperan en la gran plaza de la iglesia de la Asunción, se colocan como piezas de un puzle entre la escalinata y lo largo de explanada de piedra. Y a ella van llegando los nazarenos con una cruz a cuestas dos veces mayor que sus cuerpos. Arrastran unos pies cansados y descalzos. Y en el silencio de la noche, sólo un sonido: el roce de unas cadenas contra el asfalto, contra el suelo firme. Cadenas que llevan amarradas a tus tobillos cada nazareno anónimo. Y con su cruz a cuestas. Cuando aquellos que tenían promesa llegan hasta su destino, aparecen tres costaleros. Llevan a Jesús en la cruz. Y en el centro de la plaza, antes de entrar a la iglesia, la banda toca el himno. Al compás y con un público expectante, los tres costaleros comienzan a bailar la figura que con tanto esfuerzo han conducido hasta la Asunción. El final acaba con la cruz en pie mientras los fieles rezan… Al bajarla, los ciudadanos de Puertollano que presencian esta procesión, acompañan a los hermanos cofrades hasta el interior del templo.


cotizalia.com

cotizalia.com

Los ciudadanos de Castilla – La Mancha llevan escuchando rumores desde hace tiempo. La Caja no está bien. El temor de una posible caída existía, tanto para aquellos que mantienen un puesto en algunas de las sucursales como para aquellos que tienen confiados allí sus depósitos. Estos últimos ahora tienen sus dudas. Pero hay opiniones diversas. ¿Saco mi dinero? ¿No lo saco? ¿Me puedo fiar? ¿Lo tengo a buen recaudo?

 

Liquidez y capital. Estos son los mayores problemas de Caja Castilla La Mancha (CCM) que lleva arrastrando desde hace más de un año y medio. Aunque, especialmente, la gravedad se ha producido en los dos últimos meses: los ciudadanos, ante la desconfianza, están retirando de la entidad, y a un ritmo alarmante, sus depósitos. Y como consecuencia de ello, falta de liquidez.

 

Después del fracaso de absorción por parte de Unicaja, la Comisión Ejecutiva del Banco de España decidió, el pasado sábado, intervenir antes de un rotundo derrumbe. Esta intervención se cobrará con todos los puestos del consejo. Y, en primer lugar, con el cese de Juan Pedro Hernández Moltó, presidente de CCM y ex diputado socialista. Ahora, la dirección de la caja estará bajo el mando de tres funcionarios del banco central.

 

Según el vicepresidente económico, Pedro Solbes, la caja sólo tiene “dificultades transitorias de liquidez”. Con esta expresión quería afianzar que “a día de hoy” esta entidad es solvente y fiable y por tanto no tiene brechas financieras ni patrimoniales. Aún así, el Gobierno acude en su ayuda. Por si acaso. Hasta un máximo de 9.000 millones de euros están dispuestos a inyectar para avalar a la entidad. No obstante, Solbes asegura que tal cantidad no hará falta: según las previsiones del Banco de España, tan sólo harán falta entre 2.000 y 3.000 millones.


Jose Manuel Medina. Por Ángela Paloma Martin

Jose Manuel Medina. Por Ángela Paloma Martín

 

MUCHO le ha cambiado la vida a Jose Manuel Medina desde que decidió aventurarse en un entorno familiar. “Enamoraillo”. Es así como este atractivo alguacil de ojos azules afirma sentirse: “enamoraillo”. Fue el destino y el deseo del amor lo que hicieron que Sara (a quien la mala suerte la dejó al autónomo cuidado de dos soles por hijos) y Jose Manuel se encontrasen para compartir sus vidas. Tras terminar de recoger la cocina, como buen amo de casa, Jose se sienta a mi lado esperando impaciente una primera pregunta. “Soy rabanero de pura cepa”. Con esa frase arranca este funcionario para decirme que nació en Argamasilla de Calatrava, uno de tantos pueblos agrícolas y ganaderos que componen la basta Castilla, la basta Mancha. Al mismo tiempo que lo escucho, me cuesta observar esos ojos cristalinos: Jose no mantiene la mirada, divaga con movimientos suaves mientras piensa cuál puede ser la respuesta correcta. Chistoso y agradable. Así es Jose Manuel. Dos cualidades que lo hacen único, cercano, familiar. Amigo. Adora a esos niños que entraron en su vida para quedarse: Solete y Juan Arturo. Con ellos comparte, casi a diario, una de sus grandes aficiones: el deporte. Sin embargo, “Chemita”, como suele llamarlo Sara, ha conseguido que estos niños admiren otro de sus grandes hobbies: la “columbicultura”. “Consiste en el cuidado de las palomas, genética, crianza, preparación para exposiciones y concursos”. La columbicultura es una afición poco rentable. No obstante, hay muchas personas que se dedican de manera profesional y viven de ello. El gasto es importante si se compite en concursos de alto nivel. Jose me transmite lo que siente por estas aves con una pasión indescriptible. Se emociona. Es por ello que no para de romper palillos con las manos al mismo tiempo que me explica, con detenimiento, la belleza que se puede observar en una paloma bien cuidada. Esta belleza puede ser premiada en concursos nacionales y regionales. Como el de Toledo, considerado por Jose como el más importante de España y donde él consiguió un merecido segundo puesto al presentar una paloma en 2006. Sara, junto a sus hijos, ha aprendido a valorar y a apreciar esta curiosa afición. Este rubio columbicultor de 39 años sabe empapar de curiosidad a aquel que lo escucha. A aquellos que viven con él: “es ahora cuando me siento realmente feliz”.

Mayo de 2008