ÁNGELA P. MARTÍN | Washington DC

OBAMA se ha quedado en su país hoy para seguir hablando a los ciudadanos americanos acerca de la necesidad de la Reforma Sanitaria. Se ha quedado para hablar y así agotar una última oportunidad. Quizás la palabra “hablar” se quede corta cuando nos referimos al presidente de los Estados Unidos. Hay discursos, apariciones, expresiones… que van más allá del simple espectáculo emisor – receptor. Y esta intervención en la Universidad George Mason en Virginia es un ejemplo, es puro arte…

Discurso de Obama

Cuando Barack Obama aparece en escena, las personas testigos de su aparición vibran. Esa es la palabra, vibran: se emocionan, se ilusionan, dialogan… El poder de comunicación de este líder político es indescriptible. Merece la pena ver en directo como se hace con los espectadores, como los ciudadanos que lo escuchan se convierten en protagonistas junto él. Obama implica al receptor de una manera natural y espectacular. Es así como Obama controla el arte de la comunicación, es así como controla el arte de la oratoria…

Discurso de la Reforma Sanitaria en la Universidad George Mason de Virginia. Fotografía de Ángela Paloma Martín

Discurso de la Reforma Sanitaria en la Universidad George Mason de Virginia. Fotografía de Ángela Paloma Martín

Discurso de la Reforma Sanitaria en la Universidad George Mason de Virginia. Fotografía de Ángela Paloma Martín


Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, Pamplona. MCPC. Fotografía Ángela Paloma Martín

El antes y el después en la vida de una periodista

MAÑANA será un día grande. Un día para recordar. Mañana será la fecha candente del calendario, la que determine un antes y un después en la vida de esta periodista que hoy escribe.

Hay momentos que suponen un punto de inflexión y reflexión. Momentos que quedan por siempre grabados en la vida de una persona. Y es frecuente que esos momentos ocurran de manera inesperada, pero también ocurren porque uno va tras ellos, buscándolos con ilusión para que determinen un antes y un después. Un antes y un después que nos haga pensar, que nos haga madurar y despertar, que nos haga vivir y darnos cuenta. Vivir y darnos cuenta también de que los sueños son sueños pero son posibles hacerlos realidad.

Mañana viajo a Washington para continuar mi formación académica en la George Washington University, the Graduate School of Political Management. Será una experiencia única e inolvidable. Este viaje, intuyo, será ese antes y ese después, ese punto de inflexión que marcará en muchos sentidos mi persona.

Por lo tanto, este blog dará un giro a lo largo del próximo mes. Alguien muy importante en mi vida, que me ha acompañado a lo largo de mi formación académica, ese “alfarero que forja”, ese mentor que no se cansa nunca de darme consejos (y también de regañarme) me pidió que siguiese escribiendo, que siguiese contando y transmitiese, ya sea mediante imágenes o mediante la palabra, lo que allí veía, lo que allí sucedía. Eso él sabe que me nace y sabe que lo haré.

Desde el otro lado del océano intentaré transmitir esa realidad que viva, intentaré captar en instantáneas los momentos pertinentes que consideren que deben quedar en el recuerdo y que serán los que marquen de manera definitiva un antes y un después…


ESTE fin de semana leí una entrevista en estilo indirecto que me conmovió bastante. Está publicada en una revista de un sector especializado para las pequeñas y medianas empresas (PYMES).

Cualquier buen periodista conoce (o debería conocer) su código ético y deontológico y saber que no se puede mentir. Fui testigo de esa entrevista concedida las navidades pasadas; pero recién horneada hace escasos días. La periodista le hacía preguntas razonables y fáciles de contestar y el entrevistado estaba entusiasmado de contestarlas pues era la primera vez que una profesional iba a su casa con el fin de publicarle un texto dedicado a su trabajo.

El sensacionalismo primó desde el primer párrafo. Ya incluso en el lead la primera mentira se hallaba. Y cualquier persona que conociese a ese buen hombre se hubiese sentido indignada al leer las palabras de esa entrevista mal redactada y con malas intenciones.

Por pura naturalidad, había emoción en la historia que contar. Sin embargo, la periodista en cuestión quiso posicionarla en un grado que rozaba la ficción y lo irreal. En una historia emotiva mezcló la mentira con el tiempo para que todo diese la vuelta y si había alguna lágrima que derramar, mejor que fuesen dos.

Escribo estas palabras porque me sentí indignada. Porque el periodismo va mucho más allá de la imaginación y de la novela barata y porque las buenas prácticas periodísticas no deberían abandonarse nunca. Desde mi punto de vista, deberían recordarlas a diario aquellos que dicen ser profesionales y que ejercen la labor desde la sumisión y la frustración.

Si la relación periodista-fuente está basada en la confianza, en este caso se perdió, o quizás no se encontró nunca…

Como bien escribió el reportero polaco Ryszard Kapuscinski, “los cínicos no sirven para este oficio”…


NO es cierto que todas las campañas en publicidad sean iguales, al menos las que se refieren al mismo producto. Existen muchas formas de comunicar, muchas de captar la atención del consumidor. Un consumidor, quizás, que sólo quiere agua. Seguro que, después de ver este spot, sus necesidades han aumentado y su forma de consumo también. Donde debería ver simplemente agua, ahora siente la necesidad de otra cosa, no sólo agua… Esto es lo que hace diferente a la comunicación: entre otras cosas, la capacidad de captar con la creatividad y la originalidad. El consumidor no quiere ser bombardeado con anuncios, quiere ser testigo de algo más: calidad en estado puro. Hagámosle vivir una experiencia, sobre todo si tiene hijos…


CON el desarrollo de las tecnologías, las formas de comunicar han cambiado. En este mundo globalizado, estamos en un momento no tanto de sustitución sino de incorporación. Es obvio que la planificación de los medios tiende hacia la complejidad. Estamos ante una revolución de los medios sociales, hacia una interactividad cada vez más positiva…

He aquí algunos ejemplos de hacia dónde vamos, no sólo en comunicación sino también en marketing (¿cómo podemos tener al público otra vez involucrado?)…

Enlaces relacionados:

.- Socialnomics: Blog de Eric Qualman


“Las estanterías de la habitación de Sara, la de la casa de sus padres, y la cual no pisa de manera estable desde hace seis años, está repleta de libros. Cada vez que va de nuevo es para dejar más y más libros que sigue acumulando con el paso de los años. Ella cree que el libro es una verdadera joya que hay que conservar. Desde niña lo ha considerado un tesoro de incalculable valor. Además, piensa que tiene una gran ventaja: no se bloquea ni tarda en arrancar, como un ordenador, y se puede consultar una y otra vez obteniendo como resultado una gran satisfacción, resultado de acariciar esas palabras impresas que tanto esconden. Son libros, relatos, cuentos, novelas, historias…”

Pero… ¿qué ocurriría si la frontera de la comunicación se encontrase en este género?

Antonio Núñez

Antonio Núñez

Erase una vez un hombre que fue invitado a la Universidad de Navarra para contar una historia: su historia. Su nombre: Antonio Núñez, la persona que ha perfilado con su pluma “¡Será mejor que lo cuentes!”. Un experto en emplear el Storytelling para conseguir el éxito ya sea político o empresarial…


AYER visitó la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra una persona que dejó fascinados a los alumnos del MCPC. Su nombre es Antoni Gutiérrez-Rubí, un asesor de comunicación a quien merece la pena escuchar. Alguien que engancha a todo aquel para el que se dirige. Y todo lo que dijo fue interesante e inteligente. Pensando te deja y boquiabierto también aunque hable y reflexione sobre algo tan natural como es la risa y la sonrisa humana. Pasión por lo que cuenta siente, algo que deben sentir todas las personas que se dedican a esto. Muchas preguntas hizo, pero entre ellas destaco una que lanzó después de ver este vídeo, 165 fotografías de Obama:

¿Quién es el jefe?


Ahí me encuentro, subida en un cañón de la Ciudadela de Pamplona. Fotografía de A. O.

Ahí me encuentro, subida en un cañón de la Ciudadela de Pamplona. Fotografía de A. O.

HACE un año cree este blog: Donde no existe el silencio… Aunque cierto es que con el mismo título comencé una aventura anterior en el mundo de la blogosfera. Sin embargo, mi identidad se esconde tras las palabras que aquí aparecen habitualmente. En un primer momento quise ejercer la profesión que tanto amo desde otra perspectiva; y no sé si lo he conseguido, pero al menos, intentándolo me he sentido feliz. Mi pretensión era escribir, contar a diario, y pido perdón porque esto no se ha conseguido a la plenitud por diversos motivos. Muchas cosas me han pasado a lo largo de este año, imprevisibles y sorprendentes, buenas y malas, y todas ellas han sido un factor importante para que publicase o me bloquease, para que siguiese dedicando mi tiempo a algo que me apasiona o lo tuviese que dejar en épocas críticas. Pero el mundo se mueve así y no de otra manera. Y como personas y humanos que somos debemos acostumbrarnos al rumbo de este mundo que unas veces nos da tanto y otras veces nos deja desnudos e indefensos.

Esta documentalista, periodista, niña, mujer, hija, hermana, amante y amiga comenzó hace un año esta aventura por amor. Sí. Por amor a una profesión: el PERIODISMO. Un año después sigo enamorada y enganchada y sigo pensando que aún quedan muchas cosas por hacer, muchas por contar y transmitir.  Sigo teniendo la inquietud, como escribí en el primer post hace ahora un año, de ver plasmado todo aquello que observo y experimento en esta traviesa vida donde las noticias nacen por doquier y a cada instante.  Ellas están ahí: sólo hay que darles el empujón adecuado para sacarlas a relucir, para que la sociedad, al conocerlas, les dé el brillo que merecen.

Un año después sigo pensando que Donde no existe silencio existe todo aquello que sucede, el ruido y el acontecer del mundo real, de la vida. Desgraciadamente la objetividad periodística se perdió hace mucho tiempo. No obstante, aún quedamos personas con la ilusión de transmitir a la sociedad la realidad, de informar de manera un poquito distinta buscando la veracidad como principio fundamental, como principio personal. La inocencia forma parte de mí por querer buscar lo imposible en este mundo mediáticamente contaminado. Aún así, no descansaré. Por vocación, por pasión, por amor eso es lo que busco. Esto es lo que soy.

Y ya sólo me quedan palabras de agradecimiento a todas aquellas personas que me han leído, que no son pocas. A todas las personas que han querido dejar plasmadas unas poquitas palabras en ese rincón del comentario. Gracias a todas aquellas personas que han sentido la necesidad de mandarme un correo electrónico para contactar conmigo. Gracias a mi familia porque, gracias a su esfuerzo, yo puedo seguir luchando y perseguir mis sueños. Gracias a mi padre, un modelo a seguir que me da la fortaleza que necesito. A mi madre, siempre guerrera. Gracias a A. O. que siempre está ahí, conmigo, como “alfarero que forja”. A mis compañeros de clase, que estuvieron día a día conmigo, aguantándome, bajo el mundo académico que nos ha otorgado algo más que un título. A mis amigas, las de siempre, las de toda la vida, por ser tolerantes conmigo y aceptarme tal y como soy. Gracias a Domingo Puerta, ese joven periodista que continua visitando esta página día a día, plasmando sus ideas y haciéndome pensar a mí en alguna otra. Gracias a los poquitos periodistas profesionales, grandes y reconocidos, que de momento he conocido en el bagaje de este mundo de la información, gracias por sus consejos, por sus palabras, por su humildad y por seguir en contacto conmigo para animarme a seguir creciendo.

Esta manchega, hija de la tierra de Don Quijote, seguirá escribiendo no ya desde Madrid sino desde Pamplona, donde ahora me encuentro, persiguiendo una vez más un nuevo sueño…


Rupert Murdoch. Fotografía de Corbis

Rupert Murdoch. Fotografía de Corbis

Rupert Murdoch , el gran magnate de los medios de comunicación, ha tomado una decisión contundente coincidiendo con la presentación de los datos del último trimestre. Dinero es lo que lo que necesita. Y mucho… Por ello, el propietario de News Corporation ha tomado la decisión de cobrar, a partir de ahora, por acceder a los medios web de su grupo. Establecerá tarifas de acceso para todos aquellos usuarios que quieran consultar sus portales digitales de noticias.

“La libertad para todos en las noticias on-line” ha finalizado, según declaraciones del empresario. Con este nuevos sistema, pretende competir con el resto de periódicos digitales porque hará de sus contenidos ¿“mejores y diferentes”?. “Mejores y diferentes” ha dicho que serán sus contenidos, al igual que también ha afirmado que “el periodismo de calidad no es barato”. Nunca se dijo que lo fuera…

El grupo de Murdoch toma esta decisión después de perder este año 2.360 millones de euros. Una caída sorprendente comparándola con los resultados de junio de los años 2007 y 2008 respectivamente: beneficios de 3.749 millones.

Veamos si la nueva política del magnate toma cuerpo y tal y como dice él, cuando tenga “éxito, otras compañías lo imitarán rápidamente”…


“Los cien errores de la comunicación de las organizaciones” es una obra que recoge en 385 páginas cien errores que normalmente se cometen en el ámbito de la Comunicación Corporativa y Política. En la introducción del libro, los autores explican en qué consiste la Comunicación y cuál es el trabajo del periodista que se dedica a este ámbito. De tal modo que, dejan claro antes de comenzar la obra, el ejercicio básico de la Comunicación y la dedicación profesional. Podría añadir que, al leer las palabras de esa introducción, se nota la pasión que ambos profesionales sienten por su trabajo consultor y comunicador. Y no se quedan ahí, se palpa que desean transmitir al lector esa pasión que sienten por la Comunicación y aclaran, con palabras sencillas, que este trabajo no es negativo ni manipulador, tal como lo interpreta la sociedad de hoy. Si profundizamos en sus páginas, ambos autores, sin mencionar las distintas áreas de que se compone la Comunicación de las empresas o de los Gobiernos, describen cien errores (o como también los llamaría yo, “consejos” para ejercer un buen trabajo en Comunicación) que no se deben cometer a partir de 9 áreas de actuación: Periodistas, Crisis, Inversores, Gobierno, Eventos y Protocolo, Empleados, Investigación y Evaluación, Telegenia y Oratoria y los errores fatales y errores estratégicos. Como vemos, no desarrollan un buen hacer en comunicación interna o externa, o un buen hacer en la gestión de crisis. Sin embargo, a partir de estos, diríamos, capítulos, narran el acontecer erróneo en el ámbito de las organizaciones. Al leer cada error, contextualizan a la perfección de qué están hablando. Y emplean tanto el mundo empresarial como político para desarrollar la obra. Sin mencionarla explícitamente, hablan de la Comunicación Interna, Externa, Crisis, Cultura y Gobierno Corporativo, Publicidad y Marketing, Gestión de Crisis…

No crean un Plan de Comunicación ni una guía perfecta para que un estudiante o un profesional desarrolle su trabajo a la perfección. Son errores que se cometen inconscientemente (o conscientemente movidos por determinados intereses) y que, no se deberían cometer en estas áreas. Para cada error han empleado ejemplos, situaciones reales que se han dado tanto en España como en otros países en el marco Internacional, como por ejemplo el caso del 11M, del Prestige, de campañas de determinados políticos o situaciones de crisis de empresas extranjeras (como la fabricante de agua mineral Perrier). En todo momento tienen en cuenta el tratamiento que los gabinetes empresariales deben tener tanto con los medios de comunicación, con la prensa, como con sus empleados. No se olvidan de aconsejar cómo hay que tratar a los periodistas para que éstos no empleen un mal uso ni una mala interpretación de los acontecimientos de la empresa o del gabinete político para el que trabajemos. Además de los eventos, la telegenia, el momento exacto en el que debemos realizar nuestro trabajo como responsables de comunicación, es decir, además de explicar cuáles son las claves para que tengamos éxito en un momento determinado, como puede ser una campaña política, subrayan de manera destacable esa redacción de las notas de prensa, esa mediación, ese cuidado intensivo con los medios no sólo impresos, también audiovisuales y digitales. El buen hacer de la Comunicación Corporativa y Política es la clave del éxito trabajemos en el gabinete para el que trabajemos, y estos autores en esta obra así nos lo hacen ver. Resumen la Comunicación en cien errores que no se deben cometer y los resumen a partir de los errores que en el pasado se han cometido. Aprender, al fin y al cabo, de los errores cometidos en esta profesión y destacar los ámbitos en el que se mueve. Este es el objetivo que persiguen ambos autores, Luis Arroyo y Magali Yus.