ÁNGELA P. MARTÍN | Washington DC

OBAMA se ha quedado en su país hoy para seguir hablando a los ciudadanos americanos acerca de la necesidad de la Reforma Sanitaria. Se ha quedado para hablar y así agotar una última oportunidad. Quizás la palabra “hablar” se quede corta cuando nos referimos al presidente de los Estados Unidos. Hay discursos, apariciones, expresiones… que van más allá del simple espectáculo emisor – receptor. Y esta intervención en la Universidad George Mason en Virginia es un ejemplo, es puro arte…

Discurso de Obama

Cuando Barack Obama aparece en escena, las personas testigos de su aparición vibran. Esa es la palabra, vibran: se emocionan, se ilusionan, dialogan… El poder de comunicación de este líder político es indescriptible. Merece la pena ver en directo como se hace con los espectadores, como los ciudadanos que lo escuchan se convierten en protagonistas junto él. Obama implica al receptor de una manera natural y espectacular. Es así como Obama controla el arte de la comunicación, es así como controla el arte de la oratoria…

Discurso de la Reforma Sanitaria en la Universidad George Mason de Virginia. Fotografía de Ángela Paloma Martín

Discurso de la Reforma Sanitaria en la Universidad George Mason de Virginia. Fotografía de Ángela Paloma Martín

Discurso de la Reforma Sanitaria en la Universidad George Mason de Virginia. Fotografía de Ángela Paloma Martín


Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, Pamplona. MCPC. Fotografía Ángela Paloma Martín

El antes y el después en la vida de una periodista

MAÑANA será un día grande. Un día para recordar. Mañana será la fecha candente del calendario, la que determine un antes y un después en la vida de esta periodista que hoy escribe.

Hay momentos que suponen un punto de inflexión y reflexión. Momentos que quedan por siempre grabados en la vida de una persona. Y es frecuente que esos momentos ocurran de manera inesperada, pero también ocurren porque uno va tras ellos, buscándolos con ilusión para que determinen un antes y un después. Un antes y un después que nos haga pensar, que nos haga madurar y despertar, que nos haga vivir y darnos cuenta. Vivir y darnos cuenta también de que los sueños son sueños pero son posibles hacerlos realidad.

Mañana viajo a Washington para continuar mi formación académica en la George Washington University, the Graduate School of Political Management. Será una experiencia única e inolvidable. Este viaje, intuyo, será ese antes y ese después, ese punto de inflexión que marcará en muchos sentidos mi persona.

Por lo tanto, este blog dará un giro a lo largo del próximo mes. Alguien muy importante en mi vida, que me ha acompañado a lo largo de mi formación académica, ese “alfarero que forja”, ese mentor que no se cansa nunca de darme consejos (y también de regañarme) me pidió que siguiese escribiendo, que siguiese contando y transmitiese, ya sea mediante imágenes o mediante la palabra, lo que allí veía, lo que allí sucedía. Eso él sabe que me nace y sabe que lo haré.

Desde el otro lado del océano intentaré transmitir esa realidad que viva, intentaré captar en instantáneas los momentos pertinentes que consideren que deben quedar en el recuerdo y que serán los que marquen de manera definitiva un antes y un después…


ESTE fin de semana leí una entrevista en estilo indirecto que me conmovió bastante. Está publicada en una revista de un sector especializado para las pequeñas y medianas empresas (PYMES).

Cualquier buen periodista conoce (o debería conocer) su código ético y deontológico y saber que no se puede mentir. Fui testigo de esa entrevista concedida las navidades pasadas; pero recién horneada hace escasos días. La periodista le hacía preguntas razonables y fáciles de contestar y el entrevistado estaba entusiasmado de contestarlas pues era la primera vez que una profesional iba a su casa con el fin de publicarle un texto dedicado a su trabajo.

El sensacionalismo primó desde el primer párrafo. Ya incluso en el lead la primera mentira se hallaba. Y cualquier persona que conociese a ese buen hombre se hubiese sentido indignada al leer las palabras de esa entrevista mal redactada y con malas intenciones.

Por pura naturalidad, había emoción en la historia que contar. Sin embargo, la periodista en cuestión quiso posicionarla en un grado que rozaba la ficción y lo irreal. En una historia emotiva mezcló la mentira con el tiempo para que todo diese la vuelta y si había alguna lágrima que derramar, mejor que fuesen dos.

Escribo estas palabras porque me sentí indignada. Porque el periodismo va mucho más allá de la imaginación y de la novela barata y porque las buenas prácticas periodísticas no deberían abandonarse nunca. Desde mi punto de vista, deberían recordarlas a diario aquellos que dicen ser profesionales y que ejercen la labor desde la sumisión y la frustración.

Si la relación periodista-fuente está basada en la confianza, en este caso se perdió, o quizás no se encontró nunca…

Como bien escribió el reportero polaco Ryszard Kapuscinski, “los cínicos no sirven para este oficio”…


NO es cierto que todas las campañas en publicidad sean iguales, al menos las que se refieren al mismo producto. Existen muchas formas de comunicar, muchas de captar la atención del consumidor. Un consumidor, quizás, que sólo quiere agua. Seguro que, después de ver este spot, sus necesidades han aumentado y su forma de consumo también. Donde debería ver simplemente agua, ahora siente la necesidad de otra cosa, no sólo agua… Esto es lo que hace diferente a la comunicación: entre otras cosas, la capacidad de captar con la creatividad y la originalidad. El consumidor no quiere ser bombardeado con anuncios, quiere ser testigo de algo más: calidad en estado puro. Hagámosle vivir una experiencia, sobre todo si tiene hijos…


CON el desarrollo de las tecnologías, las formas de comunicar han cambiado. En este mundo globalizado, estamos en un momento no tanto de sustitución sino de incorporación. Es obvio que la planificación de los medios tiende hacia la complejidad. Estamos ante una revolución de los medios sociales, hacia una interactividad cada vez más positiva…

He aquí algunos ejemplos de hacia dónde vamos, no sólo en comunicación sino también en marketing (¿cómo podemos tener al público otra vez involucrado?)…

Enlaces relacionados:

.- Socialnomics: Blog de Eric Qualman


“Las estanterías de la habitación de Sara, la de la casa de sus padres, y la cual no pisa de manera estable desde hace seis años, está repleta de libros. Cada vez que va de nuevo es para dejar más y más libros que sigue acumulando con el paso de los años. Ella cree que el libro es una verdadera joya que hay que conservar. Desde niña lo ha considerado un tesoro de incalculable valor. Además, piensa que tiene una gran ventaja: no se bloquea ni tarda en arrancar, como un ordenador, y se puede consultar una y otra vez obteniendo como resultado una gran satisfacción, resultado de acariciar esas palabras impresas que tanto esconden. Son libros, relatos, cuentos, novelas, historias…”

Pero… ¿qué ocurriría si la frontera de la comunicación se encontrase en este género?

Antonio Núñez

Antonio Núñez

Erase una vez un hombre que fue invitado a la Universidad de Navarra para contar una historia: su historia. Su nombre: Antonio Núñez, la persona que ha perfilado con su pluma “¡Será mejor que lo cuentes!”. Un experto en emplear el Storytelling para conseguir el éxito ya sea político o empresarial…


AYER visitó la Facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra una persona que dejó fascinados a los alumnos del MCPC. Su nombre es Antoni Gutiérrez-Rubí, un asesor de comunicación a quien merece la pena escuchar. Alguien que engancha a todo aquel para el que se dirige. Y todo lo que dijo fue interesante e inteligente. Pensando te deja y boquiabierto también aunque hable y reflexione sobre algo tan natural como es la risa y la sonrisa humana. Pasión por lo que cuenta siente, algo que deben sentir todas las personas que se dedican a esto. Muchas preguntas hizo, pero entre ellas destaco una que lanzó después de ver este vídeo, 165 fotografías de Obama:

¿Quién es el jefe?