ÁNGELA P. MARTÍN | Washington DC

Desde el Potomac, un atardecer d Washington DC. Fotografia de Ángela Paloma Martín

Anuncios

ÁNGELA P. MARTÍN | Washington DC

Monumento a Washington

Monumento a Washington. Washington DC


Entre la vida y la muerte


Monte Saioa/Sayoa. Fotografía de Ángela Paloma Martín

Monte Saioa/Sayoa. Fotografía de Ángela Paloma Martín


Primer premio; categoría General News Singles  Una mujer intenta resistir el desalojo policial de los okupas en terrenos privados cerca de la ciudad de Manaos, en Amazonas, en Brasil. Se había avisado a las familias que viven allí del desalojo días antes. Los ocupantes, que protestaban contra la falta de vivienda en Manaos, fueron expulsados después de un enfrentamiento que duró dos horas. Foto tomada el 10 de marzo. Fotografía de Luiz Vasconcelos. elpais.com

Primer premio; categoría General News Singles Una mujer intenta resistir el desalojo policial de los okupas en terrenos privados cerca de la ciudad de Manaos, en Amazonas, en Brasil. Se había avisado a las familias que viven allí del desalojo días antes. Los ocupantes, que protestaban contra la falta de vivienda en Manaos, fueron expulsados después de un enfrentamiento que duró dos horas. Foto tomada el 10 de marzo. Fotografía de Luiz Vasconcelos. elpais.com

EL fotoperiodismo está de celebración. World Press Photo, uno de los premios más reconocidos del periodismo, abre sus puertas. Ha puesto a disposición de los usuarios un verdadero tesoro fotográfico en la Red. Son más de 10.000 imágenes tomadas por fotoperiodistas desde 1955. En este archivo se encuentra el duro trabajo reconocido de cientos de profesionales del mundo de la información que ven, captan y nos muestran la realidad de lo que acontece. Los amantes de la información en imagen ya pueden disfrutar de esta colección…

“Lo peor es que, como fotógrafo, me aprovecho de las desgracias ajenas. Esa idea me persigue. Todos los días. Porque sé que si algún día dejo que mi carrera sea más importante que mi compasión, habré vendido mi alma.

La única manera de justificar mi papel es respetando a aquellos que sufren. La medida en la que lo logro, es la medida en la que se me acepta, y en la que yo mismo puedo aceptarme”.

JAMES NATCHWEY

Fotógrafo de guerra


Fotografía de Ángela Paloma Martín

Fotografía de Ángela Paloma Martín

“Vámonos al fresco” es la típica expresión que utilizan, en mayor medida, las personas que viven alejadas de las grandes urbes. En esta época del año, aquellos que habitan en los pueblos, salen de sus hogares y se sientan con sus vecinos “a tomar el fresco”. Sacan las sillas de casa y buscan cualquier soplo de aire que tercie a pasar por allí. Ese momento es como un ritual diario protagonizado sobre todo por personas mayores. Hombres y mujeres, en compañía se distraen, hablan, se cuentan, se ríen, sin faltar, en muchas ocasiones, el cigarrito de turno o los nietecillos, esos que, con sus chiquilladas, amenizan la conversación o ese “compartir”.

En Argamasilla de Calatrava, Ciudad Real, estas reuniones también son la alegría de las calles porque no hay ninguna en la que falte algún un ciudadano de esta pequeña localidad manchega sentado en su hamaca. En la fotografía podemos ver a unas cuantas vecinas de la familia Martín. Cada día salen a la calle y se reúnen en la puerta de María, una mujer viuda, pequeñita y morena, a la que no le falta simpatía y bondad a su persona. Todas las vecinas, allí con ella, hablan y hablan sin descanso. Y eso les gusta. Entre ellas se cuentan sus quehaceres diarios, sus penas y “arrechuchos”, las vidas de sus hijos, sus nietos… Y así un día tras otro y otro… Y cuándo se juntan, allí en la calle, no lo hacen a una hora en concreto. Ellas van saliendo porque saben que allí se encontrarán, más tarde o más temprano, a “tomar el fresco”…


En Madrid lo habitual se pierde en la penumbra. Lo raro siempre da paso porque, sencillamente, así es Madrid. Nada normal. Cada persona que nos cruzamos en la calle, en el metro, es distinta… Cada tienda también, así como cada lugar o posición… Diversas son sus formas y coloress… En Madrid las sorpresas son diarias, como su gente y su devenir diario… Por eso no es de extrañar que un fotógrafo inmortalice la boda de una pareja de novios orientales a los pies de la  catedral de la Almudena un jueves a las 12 de la noche…

Fotografía de Ángela Paloma Martín

Fotografía de Ángela Paloma Martín


… Ese es el tiempo que me llevaba con una gran persona, 20 años menos un día. Estos últimos días he querido plasmar en distintos post imágenes que, espero, digan algo a la persona que las observa. Esa gran persona de la que os hablo fue la que me regaló mi primera cámara fotográfica, una Olympus. Fue el regalo que recibí de su mano por mi primera comunión. Yo tenía 8 años por aquél entonces y él era mucho más que el marido de mi hermana, mucho más que un padre, mucho más que un amigo…  Como a mi, le encantaba la imagen y plasmar bellos momentos, el nacimiento de sus hijos, el rostro de su mujer, acontecimientos familiares…

Plasmar en una instantánea tantos y tantos momentos que vivió con nosotros. Al pasar las páginas de esa colección de fotografías, que hoy decoran un gran mueble en la casa de mis padres, me doy cuenta de que él apenas sale en ninguna: él era quien las hacía, quien disparaba ese botón que, mediante la entrada de la luz, dejaba grabado para siempre el momento más oportuno, el que él elegía… Francisco Javier Sánchez Barbero se llamaba y, si aún viviese, hoy habría cumplido 44 años… 20 años menos un día…