Vídeo Ángela Paloma Martín. antena3noticias.com

Vídeo Ángela Paloma Martín. antena3noticias.com

La Sirenita no ha cambiado de domicilio… Y tampoco es una película de dibujos animados. Sorprendentemente, los ciudadanos de la localidad de Kiryat Yam, Israel, llevan varios meses avistando, según ellos, a una sirena. Aseguran que no son delfines ni tampoco animales marinos: se trata de una criatura con medio cuerpo de pez y medio de mujer. El Ayuntamiento de esta ciudad, viendo que los rumores y comentarios iban en aumento, han decidido ofrecer 10 millones de dólares a aquellas personas que puedan probar pruebas contundentes de la  existencia de la sirena en las israelíes.

¿Alguien da mas?


 

Los medios de comunicación no hablan de otra cosa. En España ya se ha registrado el segundo caso de gripe porcina, en Valencia concretamente; el primer caso se halló en Albacete. Aunque según la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, en las “próximas horas” los pacientes serán dados de alta, lo cierto es que el miedo se ha hecho con la ciudadanía mundial. Existen riesgos no sólo para la sociedad mexicana sino también para todos aquellos que hayan viajado últimamente a dicho país.

No obstante, aunque se habla de pandemia, este vocablo es aún arriesgado pronunciarlo. La gripe porcina es una enfermedad conocida como “virus de la influencia porcina”. Las personas que están expuestas a animales tales como aves de corral  y con cerdos son las que tienen mayor riesgo de padecerlo en caso de que éstos porten algún virus que pueda infectar al ser humano. Y parece que, así ha sido en México donde ya se han registrado, según datos oficiales 152 muertes. Sin embargo, son seis países más los que están experimentando entre su ciudadanía este tipo de enfermedad. Además de México, Estados Unidos, España, Israel, Nueva Zelanda y Reino Unido.

Mientras la OMS (Organización Mundial de la Salud) asegura que, de momento, no se puede frenar el virus, los líderes políticos desaconsejan viajar a México.


Tzipi Livni. De Cobis

Tzipi Livni. De Corbis

 

EN Israel, la candidata del partido Kadima, Tzipi Livni, lo tiene claro. Después de conseguir 29 escaños en las elecciones del pasado martes, frente a los 28 conseguidos por su opositor del partido Likud, Benjamín Netanyahu, le ha ofrecido un pacto para sumarse a formar un Gobierno de unidad. No obstante, su rival se resiste a aceptar la propuesta. A Netanyahu le salen las cuentas para formar grupo con la ultraderecha israelí. Su principal objetivo es hacerse con el poder y convertirse de nuevo en primer ministro.

 Aún quedan por contabilizar 150.000 votos militares, que decidirán la elección de dos escaños más. Tras este recuento, no se descarta que la sucesora de Ehud Olmert empate en 28 diputados con su contrincante del Likud. Por su parte, el resto de organizaciones no esperan grandes modificaciones. El tercer partido que obtuvo más representación en las elecciones fue el Israel Beiteinu, con 15 escaños. Y a este le sigue el partido Laborista, con 13 escaños. Con este panorama político, las negociaciones de alianza parecen obvias ya que ningún partido ha conseguido hacerse con el suficiente apoyo de la población como para obtener la mayoría del parlamento israelí,  el Knesset, con 120 escaños en total.

 La dificultad de gobernar en Israel

Israel continúa sin Constitución 61 años después de su fundación. Su régimen normativo se rige por las denominadas Leyes Básicas. Y es que su sistema electoral hace ingobernable un país donde existen 12 partidos presentes en un Parlamento de 120 escaños en total, el Knesset. Los miembros del Parlamento en Israel son elegidos cada cuatro años por un sistema de representación proporcional con listas cerradas. La principal característica es que su legislación electoral está basada en la proporcionalidad, es decir, promueve la representación de todos los sectores de la sociedad, ya sean trabajadores, religiosos, étnicos…

 Los representantes de todos los partidos políticos son conscientes de que este sistema hace que Israel sea un país ingobernable. Y los problemas aumentan por la presión de los grupos religiosos. Por ello, ya se está empezando a estudiar un sistema con rasgos más presidencialistas. No obstante, este cambio no parece que sea ejecutado ni a corto ni a largo plazo. Mientras tanto, 7,3 millones de ciudadanos siguen viéndose afectados por este sistema.


Por Ángela Paloma Martin

Por Ángela Paloma Martín

AL hablar con diversas personas a lo largo de esta semana, he percibido un tono desalentador. “¡No voy a leer una noticia más ni voy a ver los informativos de televisión!” Esas fueron las palabras que escuché el otro día de boca de un conocido. Al parecer, por lo que escucho atenta e indirectamente, la sociedad está recibiendo información negativa de los medios de comunicación. La crisis, el paro, el número de muertes por la guerra, muertes y más muertes, violencia, delincuencia, robos, divisiones ideológicas políticas de aquellos que nos representan y también de aquellos que no nos representan… Toda la información que recibimos, dicen, es para “hundirse”, “deprimirse” y no salir…

Es cierto que los acontecimientos actuales no son para ponerse a bailar. Pero también ocurren cosas buenas y positivas que deberían entrar en la agenda de los medios. Aunque tan sólo fuese para compensar el ánimo de los usuarios que consumen la información. Sin embargo, hay noticias que se les da un rango superior de importancia. Y, estas noticias, suelen ser malas, negativas y deprimentes.

Escuchaba también que el tiempo no estaba acompañando en este caminar pausado de dificultades. Y es cierto. Este invierno está siendo verdaderamente crudo, largo, infinito. Y puede ser que el ánimo se agrave no sólo por los problemas personales que sufre la población, sino también porque el gris de los días hacen de esos problemas verdaderos pozos sin fondo.

No hay una solución inmediata para paliar esta crisis. No está en nuestras manos. Tampoco en la de los medios, aunque éstos podrían rotar la dinámica informativa. Pero no será así… Por lo que, entre todos, busquemos un poquito de alegría en medio de este caos…


Corbis

Corbis

HACE dos años se celebró un programa en TVE llamado “Tengo una pregunta para usted”. Los ciudadanos que participaron en él pretendían ser los protagonistas. Pero sólo había una persona en el ruedo además del presentador: el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Al día siguiente, la portada de todos los periódicos era la misma: Zapatero en el plató contestando las preguntas de aquéllos que pudieron (o les dejaron) emitirlas. Y una respuesta para recordar: “el café cuesta 80 céntimos”. Eso es lo que el Ejecutivo contestó cuando un ciudadano le comentó lo que había subido el café y si él sabía cuánto costaba ahora…

 

Este año parece que las cosas han cambiado. Anoche se volvió a emitir el programa. El mismo presentador, el mismo Presidente y otros ciudadanos. Ciudadanos de todos los tipos: mayores y jóvenes, empleados y desempleados, con Síndrome de Down, mujeres y hombres… Ciudadanos que representan a la sociedad. Y todos muy preocupados por la débil situación en la que nos encontramos. La crisis económica pobló el contenido del programa. No hay soluciones a corto plazo y los milagros, está demostrado que…, no llegan. Zapatero se vio incomodado especialmente por la locución de uno de los participantes, Rafael. Hablaba de las armas vendidas a Israel…

 

R.- España es de los principales exportadores de armas. Es hipócrita hablar de derechos humanos y luego vender guerra y muerte. Explíquenos esta incongruencia

 

ZP.- Las ventas de armas a Israel son insignificantes, no debe llegar al millón de euros…

 

R.- ¿Y cuántos civiles palestinos han muerto por nuestras armas?

 

ZP.- Estoy convencido de que ese armamento no se ha utilizado para eso…

 

 

Por cierto, hoy, las portadas de la prensa estaban cubiertas por otras noticias. Las palabras de Zapatero se las han comido las páginas… En dos años… en meses… cómo cambian las cosas…


Cadena Ser

Cadena Ser

 

“No soy triunfalista, soy optimista”. Éstas han sido las palabras que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha emitido durante la entrevista radiofónica, esta mañana en el Palacio de La Moncloa, al plantear su postura de cara a la crisis económica en la que estamos inmersos. Asegura que, para afrontar este “año malo”, espera que el catálogo de medidas del famoso Plan E, ayude a relanzar la economía  y ayude también a las familias con más dificultades: “lo que me importa subrayar es que vamos a recuperar la economía de nuestro país”. No obstante, ha hecho hincapié en que su principal compromiso es la reactivación del empleo. Y pide a los ciudadanos a que “tengan confianza y sigan consumiendo de forma normal”.

 

El ejecutivo ha anunciado que en marzo estarán en marcha entorno a 28.000 obras públicas promovidas por el Estado. Los ayuntamientos tendrán como objetivo mejorar la red urbana y crear empleo directo e indirecto: “250.000 puestos del fondo municipal”. “Hay que dar alternativas a las personas que se han quedado sin empleo y vamos a intensificar la formación de los trabajadores”. “Vamos a trabajar para que no se produzcan los 4 millones de parados”.

 

El Presidente del Gobierno continúa mostrando su confianza hacia el vicepresidente económico Pedro Solbes: “Solbes no es pesimista”; “es un momento en el que administrar las cuentas públicas es muy importante y Pedro Solbes da solvencia y seguridad”. Confía en que su ministro de economía responde ante inversores y ante gobiernos europeos a pesar de los datos negativos publicados en los últimos días. Y no sólo confía en él. También en las medidas que se aprobaron en Washington tras la cumbre del G-20.

 

Entre Obama y Bush

 

“Tenemos que mejorar nuestra competitividad y apostar en lo sectores de futuro”. El Presidente del gobierno se refiere a la inversión en energías renovables: “si seguimos apostando por ahí, podremos ver una recuperación económica más rápida”. Un sector y un país, España, que el presidente electo a La Casa Blanca, Barack Obama, ha puesto como ejemplo.

 

Zapatero tiene esperanzas en la administración de Obama y está seguro “de que va a haber buenas relaciones” con el nuevo Presidente de los Estados Unidos. En cuanto a la figura de George Bush, ha subrayado que considera haber sido uno de los presidentes del Gobierno que más crítico ha sido con su política: “tanto es así que no he tenido ningún encuentro con él”. “Esperemos que no vuelva a haber una política neoconservadora”.

 

Financiación y elecciones

 

El Presidente del Gobierno ha asegurado que pretende mejorar la financiación y espera que haya un pronto acuerdo. “Mejorar la financiación autonómica es mejorar los recursos para la educación y para la sanidad” ya que casi el 70% del gasto de las comunidades va a parar a estos dos sectores.

 

En cuanto a las elecciones vascas y gallegas, Zapatero ha dicho que en Galicia aspira a “revalidar el Gobierno” con Emilio Pérez Touriño y en el País Vasco, con Patxi López, aspira a “ser la alternativa” de Ibarretxe, del PNV. El Ejecutivo cree “que es el momento de otro tiempo en el País Vasco” porque Patxi López representa con “seriedad y sencillez”.

 

Conflicto en Oriente Medio

 

El Presidente del Gobierno ha asegurado con respecto al conflicto en Oriente Medio que “Israel ha tenido una presión internacional fuerte para que el alto el fuego se consumara”. Explica que este acuerdo ha sido fruto de las negociaciones que ha se han estado llevando a cabo en el foro internacional y, en concreto, ha resaltado la tarea del ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. “Hay una abismo en la necesidad de un entendimiento entre Israel y Palestina”. “La paz en Oriente Medio es también la paz del mundo”. Sobre si la diplomacia española pesa, el Presidente ha recalcado que la posición de España en el mundo es una posición que “hay que preservar” y, de la cual, “estar orgullosos”.


Este frío. Es este frío. El que vivimos. El que sufrimos y respiramos cada día. Es este frío el que corta el rostro andante, caminante. Se cuela en cada hueco. Busca el resquicio virgen para llenarlo, para contaminarlo con su gélida zozobra. Es este frío el que baña de amargura a cada alma callejera. Es este frío cortante el que arrasa. El que abrasa. El que alimenta la angustia y la pena.

 

Es este frío el que sentimos. Sentimos el frío en nuestro cuerpo como un cuerpo ajeno. Así es este frío, ajeno a nosotros. Yermo, inerte, ajeno. Así es este frío. Como el que siente Europa y muere. Y no llega el gas y viene el frío. Y mueren. Eslovaquia, Bulgaria, Rumania muere.

 

Como muere Gaza… Es este frío…Vino Israel, la muerte y el frío… Y muere Gaza. Niños hambrientos sobre los cuerpos calcinados de sus madres. Ambulancias que no llegan. Médicos que no viven, sólo salvan… si pueden… Y no viven. Heridos, sangre, destrucción y muerte. Este frío… Palabras heladas de frío se pasean entre los tanques, caen con las bombas… Caen con ellas y mueren. Dichoso frío que va en cada disparo congelando las almas de los inocentes. Y hombres y mujeres y niños huyen. Huyen del plomo frío… Del plomo frío que les persigue a cada instante… Huyen del plomo frío porque mueren. Sufren, sienten el frío entre sus carnes, entre la piel desgastada por el llanto, en su corazón, seco ya de desesperación y desgarro…

 

Yermo, inerte, ajeno… Así es este frío…