ÁNGELA P. MARTÍN | Washington DC

SALIR  de una boca de metro para encontrarte con el Capitolio de los Estados Unidos, es una sensación que difícilmente se puede describir. El edificio que alberga las dos Cámaras políticas se levanta imperante tras las ramas de los árboles. Y cuando menos te lo esperas ahí está, rígido y firme frente a ti. No cabe duda de la majestuosidad de la cúpula. No cabe duda de qué clase de edificio es el que se levanta ante nosotros. No cabe ninguna duda de qué es lo que representa.

El Capitolio de los Estados Unidos. Washington DC. Fotografía de Ángela Paloma Martín

Y qué decir de la Casa Blanca. Vas caminando poco a poco hasta ella sin apenas darte cuenta. ¿Dónde está? nos vamos preguntando mientras ella, tímida, aparece tras la naturaleza estratégicamente plantada para dar volumen a su figura. Y ahí está. Se percibe. Ya se ve. Impresionante contemplar de cerca lo que tantas veces vemos en fotografías, películas y series. Aparece ante nuestros ojos amigable y conocida. Pero es ahí donde está él, la mano derecha que decide. Y es allí donde se acercan cientos y cientos de ciudadanos de todo el mundo para saludar no sólo una casa, no sólo un hogar… Para saludar a ese símbolo irrenunciable de los Estados Unidos.

La Casa Blanca. Washington DC. Fotografía de Ángela Paloma Martín

Anuncios

elpais.com

elpais.com

 

Hoy, la agenda de los medios de comunicación la ha marcado la reunión que mantuvo ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, con el recién estrenado como presidente de los Estados Unidos Barack Obama. Poco más de nueve semanas es lo que ha tardado el estadounidense en reunirse con el ejecutivo español. La cita, en Praga, donde se ha celebrado la Cumbre entre EEUU y la UE, no ha tenido desperdicio. Puede que aquí comience el asentamiento de unas bases sólidas para ampliar el campo de actuación en política internacional. Así lo cree Obama y por ello enalteció la figura del mandatario de la Moncloa: “Me alegra poder llamarle amigo”.

Estático. Así se mostró Zapatero junto a Obama cuando posaron para la prensa tras la reunión. Ahora bien, ¿alguien ha reparado en la corbata del líder español? Sus consejeros de comunicación (o él mismo) han elegido una granate acompañada de un traje oscuro. No obstante, estamos acostumbrados a ver a Zapatero con una corbata ancha, de nudo ancho, cortada por el mismo patrón que la que llevan casi todos los diputados del Congreso. Y he aquí que ayer era fina finísima, granate sí, como otras veces, pero estrecha y de nudo ancho. Nuestro anfitrión estadounidense la llevaba de color azul y al más puro estilo americano: ancha y de nudo estrecho. De este modo la ha empleado desde que comenzó su candidatura para las presidenciales.

Quizás, la corbata de lleven los líderes en las reuniones no tenga especial relevancia. Sin embargo, algunas féminas, y algunos interesados también, suelen percatarse de este detalle tan emblemático. Porque importante es, sobre todo en materia de comunicación política… 


Cadena Ser

Cadena Ser

 

“No soy triunfalista, soy optimista”. Éstas han sido las palabras que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha emitido durante la entrevista radiofónica, esta mañana en el Palacio de La Moncloa, al plantear su postura de cara a la crisis económica en la que estamos inmersos. Asegura que, para afrontar este “año malo”, espera que el catálogo de medidas del famoso Plan E, ayude a relanzar la economía  y ayude también a las familias con más dificultades: “lo que me importa subrayar es que vamos a recuperar la economía de nuestro país”. No obstante, ha hecho hincapié en que su principal compromiso es la reactivación del empleo. Y pide a los ciudadanos a que “tengan confianza y sigan consumiendo de forma normal”.

 

El ejecutivo ha anunciado que en marzo estarán en marcha entorno a 28.000 obras públicas promovidas por el Estado. Los ayuntamientos tendrán como objetivo mejorar la red urbana y crear empleo directo e indirecto: “250.000 puestos del fondo municipal”. “Hay que dar alternativas a las personas que se han quedado sin empleo y vamos a intensificar la formación de los trabajadores”. “Vamos a trabajar para que no se produzcan los 4 millones de parados”.

 

El Presidente del Gobierno continúa mostrando su confianza hacia el vicepresidente económico Pedro Solbes: “Solbes no es pesimista”; “es un momento en el que administrar las cuentas públicas es muy importante y Pedro Solbes da solvencia y seguridad”. Confía en que su ministro de economía responde ante inversores y ante gobiernos europeos a pesar de los datos negativos publicados en los últimos días. Y no sólo confía en él. También en las medidas que se aprobaron en Washington tras la cumbre del G-20.

 

Entre Obama y Bush

 

“Tenemos que mejorar nuestra competitividad y apostar en lo sectores de futuro”. El Presidente del gobierno se refiere a la inversión en energías renovables: “si seguimos apostando por ahí, podremos ver una recuperación económica más rápida”. Un sector y un país, España, que el presidente electo a La Casa Blanca, Barack Obama, ha puesto como ejemplo.

 

Zapatero tiene esperanzas en la administración de Obama y está seguro “de que va a haber buenas relaciones” con el nuevo Presidente de los Estados Unidos. En cuanto a la figura de George Bush, ha subrayado que considera haber sido uno de los presidentes del Gobierno que más crítico ha sido con su política: “tanto es así que no he tenido ningún encuentro con él”. “Esperemos que no vuelva a haber una política neoconservadora”.

 

Financiación y elecciones

 

El Presidente del Gobierno ha asegurado que pretende mejorar la financiación y espera que haya un pronto acuerdo. “Mejorar la financiación autonómica es mejorar los recursos para la educación y para la sanidad” ya que casi el 70% del gasto de las comunidades va a parar a estos dos sectores.

 

En cuanto a las elecciones vascas y gallegas, Zapatero ha dicho que en Galicia aspira a “revalidar el Gobierno” con Emilio Pérez Touriño y en el País Vasco, con Patxi López, aspira a “ser la alternativa” de Ibarretxe, del PNV. El Ejecutivo cree “que es el momento de otro tiempo en el País Vasco” porque Patxi López representa con “seriedad y sencillez”.

 

Conflicto en Oriente Medio

 

El Presidente del Gobierno ha asegurado con respecto al conflicto en Oriente Medio que “Israel ha tenido una presión internacional fuerte para que el alto el fuego se consumara”. Explica que este acuerdo ha sido fruto de las negociaciones que ha se han estado llevando a cabo en el foro internacional y, en concreto, ha resaltado la tarea del ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. “Hay una abismo en la necesidad de un entendimiento entre Israel y Palestina”. “La paz en Oriente Medio es también la paz del mundo”. Sobre si la diplomacia española pesa, el Presidente ha recalcado que la posición de España en el mundo es una posición que “hay que preservar” y, de la cual, “estar orgullosos”.