Una canción preciosa para este viernes… Una canción que inspira algo más que sentimiento y emoción, algo más que anhelo y deseo… Una canción que, tan sólo con escucharla, te hace pensar en aquello que está ahí pero no se tiene… En la cantidad al mismo tiempo que la calidad que tan cerca pero que tan lejos está… Una canción que, sin saber lo que sus palabras quieren decir, te hace pensar enseguida en aquello que no existe en este momento y que piensas que no existirá… Una canción para disfrutarla mientras se cierran los ojos y se empieza a soñar…

Halo, de Beyoncé…

Remember those walls I built
Well baby they tumbling down
And they didn’t even put up a fight
They didn’t even make a sound
I found a way to let you in
But I never really had a doubt
Standing in the light of your halo
I got my angel now

It’s like I’ve been awakened
Every rule I had you breaking
It’s the risk that I’m taking
I ain’t never gonna shut you out
Everywhere I’m looking now
I’m surrounded by your embrace
Baby I can see your halo
You know you’re my saving grace
You’re everything I need and more
It’s written all over your face
Baby I can feel your halo
Pray it won’t fade away

I can’t feel your halo halo halo
I can see your halo halo halo
I can feel your halo halo halo
I can see your halo halo halo

Hit me like a ray of sun
Burning through my darkest night
You’re the only one that I want
Think I’m addicted to your light
I swore I’d never fall again
But this don’t even feel like falling
Gravity can’t forget
So pull me to the ground again

Feels like I’ve been awakened
Every rule I had you breaking
The risk that I’m taking
I’m never gonna shut you out
Everywhere I’m looking now
I’m surrounded by your embrace
Baby I can see your halo
You know you’re my saving grace
You’re everything I need and more
It’s written all over your face
Baby I can feel your halo
Pray it won’t fade away

I can feel your halo halo halo
I can see your halo halo halo
I can feel your halo halo halo
I can see your halo halo halo
I can feel your halo halo halo
I can see your halo halo halo
I can feel your halo halo halo
I can see your halo halo halo
Halooooo ouuuu
Halooooo ouuuu
Ouuuuu ouuuuu ouuuuu

Everywhere I’m looking now
I’m surrounded by your embrace
Baby I can see your halo
You know you’re my saving grace
You’re everything I need and more
It’s written all over your face
Baby I can feel your halo
Pray it won’t fade away

I can feel your halo halo
I can see your halo halo halo
I can feel your halo halo halo
I can see your halo halo halo
I can feel your halo halo halo
I can see your halo halo halo
I can feel your halo halo halo
I can see your halo halo halo


Patrick Swayze y Jennyfer Grey en Dirty Dancing, 1987

Patrick Swayze y Jennyfer Grey en Dirty Dancing, 1987

ES difícil explicar qué es exactamente lo que enamora de Patrick Swayze. Este hombre, indirectamente y con miradas que incitaban justamente a lo contrario, enganchaba a su público, lo hipnotizaba, lo embrujaba. Tenía los ingredientes adecuados: un rostro sencillo pero atractivo y un cuerpo espléndido movido por papeles a ritmo de música en películas excepcionales; el salto a la fama estaba asegurado. Y así fue cómo ocurrió.

Quizás su público fuese femenino mayoritariamente, pero éstas supieron valorar el talento de este actor, de este bailarín que encandiló a sus seguidores hasta el último día de su vida. Patrick Swayze ha luchado sin victoria contra el cáncer de páncreas que padecía desde marzo de 2008. Aunque él quiso aguantar hasta que se encontrase un remedio para su enfermedad, falleció anoche en Los Ángeles rodeado de su familia. A sus 57 años, Swayze deja al mundo del cine y del baile huérfanos en pos de un destino que no volverá a vivir ese “Time of my life”.

A este hijo de profesionales de la música sólo le eran necesarios unos pantalones negros y una camisa ajustada para dar el salto al escenario y ponerse a bailar al ritmo de la melodía que verdaderamente lo vestía. Sólo eran necesarios unos segundos paran que cientos de jovencitas se quedasen rendidas y boquiabiertas. Puede ser que su inclinación por el baile fuera un impedimento para triunfar, pero finalmente fue el factor principal que lo lanzase también a la gran pantalla.

Ha cerrado tranquilo la puerta grande de Hollywood

El que naciera en Houston, aprendió a desenvolverse tras una cámara en el reino cinematográfico de Hollywood aunque siempre arrastró ser más valorado por su físico que por su talento en la interpretación. Sin embargo, no le hizo falta ganar un Oscar. Su trabajo como actor y bailarín siempre será reconocido, valorado y por siempre recordado. Varios papeles interpretó antes de que rodase la gran película que lo lanzara al estrellado en 1987: “Dirty Dancing” sólo hay una y sólo habrá una ocasión para enamorar a esa inmaculada Jennyfer Grey. Habrá quien tenga rallada la cinta en VHS de tanto ver ese “último baile”. Muchas personas fueron las que lo echaron en falta en un papel mucho más representativo en la segunda parte de “Dirty Dancing”.  En 1990 rodó otra gran película. Y es que mucho tendría que tener este actor para enamorar como lo hizo a la gran Demi Moore en “Ghost” bajo un argumento idealista y no lejos de la realidad y de los sueños de muchas parejas.

Swayze se ha ido. Pero bajo sus pies nos deja un gran legado en la industria del cine. La última película que rodó, “Powder Blue”, y la última serie en la que participó ya enfermo, “The Beast”, demuestran que no se rindió.

Swayze se ha ido. Pero su rostro, sus ojos, su cuerpo, su actuación en multitud de películas, su carisma y por supuesto, la forma de bailar que tanto maravilló, siempre serán recordados…


Hoy he recibido un mail de alguien muy especial para mi. En él sólo un consejo: la letra de una canción. Por ello, y para que no se borre en mi memoria, ni se quede tan sólo en mi recuerdo, la plasmo hoy en este post compartiéndola así con vosotros.

Espero que os guste…

Hoy puede ser un gran día.

Plantéatelo así,

aprovecharlo o que pase de largo,

depende en parte de ti.

Dale el día libre a la experiencia

para comenzar,

y recíbelo como si fuera

fiesta de guardar.

No consientas que se esfume,

asómate y consume

la vida a granel.

Hoy puede ser un gran día,

duro con él.

Hoy puede ser un gran día

donde todo está por descubrir,

si lo empleas como el último

que te toca vivir.

Saca de paseo a tus instintos

y ventílalos al sol

y no dosifiques los placeres;

si puedes, derróchalos.

Si la rutina te aplasta,

dile que ya basta

de mediocridad.

Hoy puede ser un gran día

date una oportunidad.

Hoy puede ser un gran día

imposible de recuperar,

un ejemplar único,

no lo dejes escapar.

Que todo cuanto te rodea

lo han puesto para ti.

No lo mires desde la ventana

y siéntate al festín.

Pelea por lo que quieres

y no desesperes

si algo no anda bien.

Hoy puede ser un gran día

y mañana también.

J. M. SERRAT


Los inicios de un gran músico:

Juan Arturo Sánchez Martín

Juan Arturo Sánchez Martín al Oboe. Fotografía de Ángela Paloma Martín

Juan Arturo Sánchez Martín al Oboe. Fotografía de Ángela Paloma Martín


Michael Jackson. Fotografía de elpaís.com

Michael Jackson. Fotografía de elpaís.com

El que fuese miembro de los Jackson Five con tan sólo 6 años junto con sus hermanos, falleció ayer debido a una parada cardiorrespiratoria. Ocurrió en su domicilio de Los Ángeles. Michael Jackson, o el “rey del pop” que es como sus seguidores así lo llaman, se ha marchado de la música y de este mundo a los 50 años de edad.

Cierto es que el cantante ha tenido una salud muy delicada durante los últimos años. No obstante, tenía previsto relanzar su exitosa carrera musical el próximo mes de julio. Todas las entradas para los 50 conciertos, en los que supuestamente actuaría, ya estaban vendidas en su totalidad.

Perseguido por la justicia y acusado de abuso sexual de un menor, intentó llevar una vida lo más saludable posible debido a sus deficiencias, quizás como consecuencia de sus habituales operaciones de cirugía estética. Este hombre negro, que muere blanco, padecía una enfermedad que le causaba la despigmentación de su piel oscura: el vitíligo.

La muerte de Michael Jackson ha pillado desprevenidos a todos sus fans y a toda la sociedad seguidora de su exitoso pop. Un pop que comenzó a emprender ascenso en 1964. Ayer se apagaron las luces de los escenarios para este rey pero no su música…


Una canción de ayer, quizás de siempre, que hoy sigue sonando en nuestros transistores como el primer día… Joaquín Sabina, “Y sin embargo”…  “y, sin embargo, un rato, cada día, ya ves”, seguimos escuchándola…


 

En el 2002 nació este grupo de rock natural de Denver, Colorado. Se denominan The Fray. Debutaron con el álbum How to save a life. La canción que lleva por nombre el título del sencillo ha sido la que los ha aupado hacia lo más alto. Pero no sólo la canción de Cómo salvar una vida ha sido la que ha dado éxito a este joven grupo estadounidense. También la melodía de Over my head ha conseguido calar en el público mundial y, sobre todo, en aquellos amantes del rock suave y profundo. La voz del cantante Isaac Slade ha calado en lo sentimientos de aquellos a quienes su música va dirigida. Ternura y sensibilidad parecen que emiten sus palabras acompañada de un gesto melancólico y cómplice mientras entona un piano que lo hace suyo.

Pero un éxito no nace sólo. Es el fruto del duro trabajo en equipo: Joe King también es vocalista; a Dave Welsh le acompaña la guitarra; y Ben Wysocki profesa bajo su batería.

 

Así suena ese How to save a life…