elpais.com

elpais.com

Esta fotografía ya se ha convertido en histórica. Será una mujer popular la que presida la Cámara vasca. Arantza Quiroga ha obtenido 38 votos, suficientes para hacerse con el control de una Cámara donde el nacionalismo siempre ha tomado las cartas en el asunto. La mujer “que nunca utilizaría el preservativo” es una mujer conservadora. Firmes sus ideas son. Y firmes han sido sus palabras: “trabajaré para ser la presidenta de todos”.

Con este panorama, PSOE y PP quieren cambiar el rumbo de la historia en el País Vasco. Aunque muchas protestas esperadas están soportando, van a construir una alianza basada en el acuerdo. Porque, ¿quién dijo que socialistas y populares no podían llevarse bien en materia política? A partir de ahora lo veremos. Y un territorio como el País Vasco, tan corrompido por el nacionalismo férreo y el terrorismo, será testigo y prueba de ello. La sociedad española ha aceptado este pacto político que parece imposible tomarlo a nivel nacional. Los ciudadanos de España están contentos con la decisión que se ha tomado en territorio vasco después de unas tensas y complicadas elecciones.

El comienzo del cambio en Euskadi culminará con la elección de un presidente socialista. Patxi López será elegido lehendakari dentro un mes. Y este acontecimiento será un momento que muchos vascos no podrán olvidar. Y que muchos nacionalistas tampoco.

Anuncios

adn.es

adn.es

EL día 1 de marzo de 2009 será un día recordado por los ciudadanos del País Vasco. Llaman a esta fecha, la fecha del CAMBIO. El partido nacionalista está viviendo su peor pesadilla desde que las elecciones, del día de ayer, tendieron la mano a la posibilidad de un nuevo Gobierno y una nueva era. El candidato socialista Patxi López, está contento y feliz con los 24 escaños que ha conseguido. Lo celebró anoche como si de una victoria se tratase: “Me siento legitimado para liderar el cambio en Euskadi”.

Sin embargo, Juan José Ibarretxe ha logrado 30 escaños, los suficientes para poder gobernar. Pero el líder del PNV no duerme tranquilo. Con sus 13 escaños, el líder de los populares, Antonio Basagoiti, está dispuesto a ceder para conseguir ese cambio tan deseado en Euskadi: “Si quieren el cambio, en el cambio estamos nosotros”. Además, ha subrayado que el interés el pueblo vasco es mucho más importante que los problemas latentes entre Génova y Ferraz.

Si PSE, PP y UPyD se unen, se harían con el Gobierno del País Vasco. El PNV, aun teniendo el apoyo de sus colegas, no tendría suficientes escaños para gobernar. Ahora comienza una disputa tensa donde se espera el raciocinio: en esta partida, se juegan grandes intereses y muchas vidas…