"Te llaman porvenir porque no vienes nunca". Fotografia de Maat

ÁNGELA PALOMA MARTÍN | Madrid

ASÍ es, “te llaman porvenir porque no vienes nunca”. La solución. La salida. La luz. El tiempo que se fue y no volverá… La solución, la tan ansiada y deseada solución. Una. Esta. La crisis económica que vino y cuya solución está… ¿Dónde está la solución?

Con corbata granate y camisa blanca acudió a la máxima Cámara el pasado miércoles. Blanca como la de Obama. Blanca como la de Obama simulando a los Kennedy, aunque lejos, sin duda, estaba nuestro presidente Rodríguez Zapatero de parecerse. Con corbata granate acudió. Así es. Y esperó a que hablase su ministra. La segunda, la que él nombro cuando a Solbes le faltaba el aliento, el aire, todo le faltaba ya a Solbes. Mientras, los periodistas atentos estaban en la tribuna de prensa o en sus cabinas correspondientes. Esperaban a que dijera lo que dijese, Salgado y todos los portavoces de los grupos. Los periodistas esperaban la llamada de sus jefes o simplemente su disposición a informar a sus respectivos medios: “ya está, lo ha dicho. Ahora sólo falta esperar a la votación”. Muy clara no estaba la cosa. Ya lo decían por la mañana en la radio. Ya lo decía incluso la gente en el mercado, y los taxistas también a primera hora de la mañana… Y por un voto se salvó. Por uno sólo…

“Los tres próximos meses serán decisivos para poner las bases de la economía española de las próximas décadas”, dijo el presidente. Pero mucho está tardando el equilibrio en llegar, si es que éste existe. Piden comprensión a la ciudadanía, a los parados, a los nacionalistas, ¡a la oposición y a los sindicatos! Muchas reformas para 90 días. 90 días. Un periodo de prueba demasiado corto, o largo, o que tardó demasiado en llegar. Un tijeretazo, histórico en la democracia española: la reforma del mercado laboral, la de las pensiones, la de las cajas… La reforma laboralUna negociación que no llega, y cuando llega muere en el intento…

Ya lo decía Ángel González, “Te llaman porvenir porque no vienes nunca”…


EL presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, parece que no quiere caminar sólo en la batalla. A SSMM, los Reyes Magos de Oriente, les pidió una reunión con los grandes. Y aunque no ha sido un niño bueno por no haber hecho bien sus deberes el pasado año, los Reyes Magos se la concedieron…

Zapatero se reunió el pasado 5 de enero en Moncloa con tres grandes personalidades del mundo de la política. A la gran cita acudieron el ex presidente del Gobierno, Felipe González, el ex vicepresidente económico, Pedro Solbes, y ex presidente de la Comisión Europea, Jacques Delors. Ante el semestre español, el presidente del Gobierno ha visto la necesidad de un asesoramiento serio y curtido de mentes con experiencia y bagaje. Un círculo de sabios que lo reconduzca en este peligroso sendero en el que se adentra.

Para el padre de La Moncloa, la asignatura pendiente continúa siendo la economía, el paro, las políticas financieras. La crisis. Sin embargo, hay más temas que le quitan el sueño tras el recién estreno del Tratado de Lisboa, como por ejemplo la energía, la industria o la innovación.

En estos momentos, este encuentro tiene un significado relevante a nivel político por la tarea que han desempeñado cada uno de los presentes. Además, no hay que olvidar que son evidentes las diferencias sobre política económica entre González y Zapatero. Por otro lado, Solbes vuelve a casa después de cederle la cartera económica la pasada primavera a Elena Salgado, quien también acudió a la cita. Y a esta mesa, no podía faltar el veterano francés Delors, aplaudido por su trabajo al frente de la Comisión Europea entre 1985 y 1995.

Ahora bien, parece que este encuentro ha sido el primero pero no el último. Zapatero lo tiene claro: no quiere estar solo. Por lo que se ha confirmado la celebración de reuniones con expertos en política europea a lo largo de los próximos seis meses mientras España esté al frente de la presidencia.


cotizalia.com

cotizalia.com

Los ciudadanos de Castilla – La Mancha llevan escuchando rumores desde hace tiempo. La Caja no está bien. El temor de una posible caída existía, tanto para aquellos que mantienen un puesto en algunas de las sucursales como para aquellos que tienen confiados allí sus depósitos. Estos últimos ahora tienen sus dudas. Pero hay opiniones diversas. ¿Saco mi dinero? ¿No lo saco? ¿Me puedo fiar? ¿Lo tengo a buen recaudo?

 

Liquidez y capital. Estos son los mayores problemas de Caja Castilla La Mancha (CCM) que lleva arrastrando desde hace más de un año y medio. Aunque, especialmente, la gravedad se ha producido en los dos últimos meses: los ciudadanos, ante la desconfianza, están retirando de la entidad, y a un ritmo alarmante, sus depósitos. Y como consecuencia de ello, falta de liquidez.

 

Después del fracaso de absorción por parte de Unicaja, la Comisión Ejecutiva del Banco de España decidió, el pasado sábado, intervenir antes de un rotundo derrumbe. Esta intervención se cobrará con todos los puestos del consejo. Y, en primer lugar, con el cese de Juan Pedro Hernández Moltó, presidente de CCM y ex diputado socialista. Ahora, la dirección de la caja estará bajo el mando de tres funcionarios del banco central.

 

Según el vicepresidente económico, Pedro Solbes, la caja sólo tiene “dificultades transitorias de liquidez”. Con esta expresión quería afianzar que “a día de hoy” esta entidad es solvente y fiable y por tanto no tiene brechas financieras ni patrimoniales. Aún así, el Gobierno acude en su ayuda. Por si acaso. Hasta un máximo de 9.000 millones de euros están dispuestos a inyectar para avalar a la entidad. No obstante, Solbes asegura que tal cantidad no hará falta: según las previsiones del Banco de España, tan sólo harán falta entre 2.000 y 3.000 millones.


Cadena Ser

Cadena Ser

 

“No soy triunfalista, soy optimista”. Éstas han sido las palabras que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha emitido durante la entrevista radiofónica, esta mañana en el Palacio de La Moncloa, al plantear su postura de cara a la crisis económica en la que estamos inmersos. Asegura que, para afrontar este “año malo”, espera que el catálogo de medidas del famoso Plan E, ayude a relanzar la economía  y ayude también a las familias con más dificultades: “lo que me importa subrayar es que vamos a recuperar la economía de nuestro país”. No obstante, ha hecho hincapié en que su principal compromiso es la reactivación del empleo. Y pide a los ciudadanos a que “tengan confianza y sigan consumiendo de forma normal”.

 

El ejecutivo ha anunciado que en marzo estarán en marcha entorno a 28.000 obras públicas promovidas por el Estado. Los ayuntamientos tendrán como objetivo mejorar la red urbana y crear empleo directo e indirecto: “250.000 puestos del fondo municipal”. “Hay que dar alternativas a las personas que se han quedado sin empleo y vamos a intensificar la formación de los trabajadores”. “Vamos a trabajar para que no se produzcan los 4 millones de parados”.

 

El Presidente del Gobierno continúa mostrando su confianza hacia el vicepresidente económico Pedro Solbes: “Solbes no es pesimista”; “es un momento en el que administrar las cuentas públicas es muy importante y Pedro Solbes da solvencia y seguridad”. Confía en que su ministro de economía responde ante inversores y ante gobiernos europeos a pesar de los datos negativos publicados en los últimos días. Y no sólo confía en él. También en las medidas que se aprobaron en Washington tras la cumbre del G-20.

 

Entre Obama y Bush

 

“Tenemos que mejorar nuestra competitividad y apostar en lo sectores de futuro”. El Presidente del gobierno se refiere a la inversión en energías renovables: “si seguimos apostando por ahí, podremos ver una recuperación económica más rápida”. Un sector y un país, España, que el presidente electo a La Casa Blanca, Barack Obama, ha puesto como ejemplo.

 

Zapatero tiene esperanzas en la administración de Obama y está seguro “de que va a haber buenas relaciones” con el nuevo Presidente de los Estados Unidos. En cuanto a la figura de George Bush, ha subrayado que considera haber sido uno de los presidentes del Gobierno que más crítico ha sido con su política: “tanto es así que no he tenido ningún encuentro con él”. “Esperemos que no vuelva a haber una política neoconservadora”.

 

Financiación y elecciones

 

El Presidente del Gobierno ha asegurado que pretende mejorar la financiación y espera que haya un pronto acuerdo. “Mejorar la financiación autonómica es mejorar los recursos para la educación y para la sanidad” ya que casi el 70% del gasto de las comunidades va a parar a estos dos sectores.

 

En cuanto a las elecciones vascas y gallegas, Zapatero ha dicho que en Galicia aspira a “revalidar el Gobierno” con Emilio Pérez Touriño y en el País Vasco, con Patxi López, aspira a “ser la alternativa” de Ibarretxe, del PNV. El Ejecutivo cree “que es el momento de otro tiempo en el País Vasco” porque Patxi López representa con “seriedad y sencillez”.

 

Conflicto en Oriente Medio

 

El Presidente del Gobierno ha asegurado con respecto al conflicto en Oriente Medio que “Israel ha tenido una presión internacional fuerte para que el alto el fuego se consumara”. Explica que este acuerdo ha sido fruto de las negociaciones que ha se han estado llevando a cabo en el foro internacional y, en concreto, ha resaltado la tarea del ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos. “Hay una abismo en la necesidad de un entendimiento entre Israel y Palestina”. “La paz en Oriente Medio es también la paz del mundo”. Sobre si la diplomacia española pesa, el Presidente ha recalcado que la posición de España en el mundo es una posición que “hay que preservar” y, de la cual, “estar orgullosos”.


Tan sólo queda un día para despedir este 2008. Un 2008 que se lleva muchas noticias. Unas buenas. Otras, desgraciadamente, malas. La balanza entre lo positivo y lo negativo no parece haberse equilibrado estos últimos días. Especialmente con las noticias internacionales.

¿Y con las nacionales? Mucho y de todo ha pasado en este país a lo largo del año. Víctimas del terrorismo, ese catastrófico accidente aéreo inexplicable e impredecible, esta crisis que está marcando un antes y un después en la Historia… Historia, sí, con mayúsculas…

 Decenas de economistas ya lo advertían. Tertulianos económicos lo admitían en diversos medios de comunicación hace escasos meses: “España ya está en recesión”. Hoy, a tan sólo un día del fin de 2008, el Banco de España ya ha publicado el último boletín. El desgaste y el deterioro económico, el descenso del sector de la construcción, el aumento de los precios del sector energético, la bajada en las ventas de coches, más y más paro… Todo influye, todo cuenta para que el informe refleje una “continuación del patrón de deterioro de la actividad económica”. Sí. España cierra este 2008 con recesión.

 Al vicepresidente económico, Pedro Solbes, le ha costado admitirlo. Pero aún teme esa palabra: “recesión”. La teme y no la pronuncia. Declara que el informe “refleja un sentimiento que todos tenemos, y es que el cuarto trimestre pueda ser de crecimiento negativo”. Los pronósticos para 2009 no son nada positivos. Esperanza es lo que le queda a la sociedad española en estas fechas…


El empleo se está deteriorando. Y no poco a poco. Lo está haciendo a una velocidad vertiginosa. Pocas personas existen ya que no conozcan a alguien que se haya quedado sin trabajo. Y es que, según el Ministerio de Trabajo, en noviembre se han registrado 171.243 nuevos desempleados. Un número que se espera que crezca desgraciadamente. El Ministro de Economía, Pedro Solbes, no es optimista: “existe el riesgo de que el paro aumente algo más”.

La notamos. Es obvia. Evidente. La crisis económica nos está afectando. Y mucho. Y pocos dudan de que exista ya esa posible recesión que se esperaba para 2009. El sector de la construcción es quizás el más dañado de la economía española. Existen muchos desempleados, muchos inmigrantes y con pocas posibilidades de futuro. Construcciones paradas. Quiebras inmobiliarias. Y escasas ventas.

El actual número de desempleados alcanza los 2.989.269. Son personas con hijos que dar de comer, con hipotecas que pagar y con sueños… Sueños que no se podrán cumplir ¿Flexibilidad del mercado laboral? Sí, pero también CRISIS ¿Cuántos más el mes que viene?


  

 

   El sector energético en España no parece conciliar el sueño. Tan sólo una semana después de que la empresa rusa Gazprom quisiese echar el lazo a Repsol YPF cual jinete del oeste, lo intenta su homóloga privada Lukoil. El búfalo español, resiste. Un total del 29,9% es lo que quiere la energética extranjera: el 20% del grupo constructor Sacyr Vallehermoso y casi un 10% de accionistas minoritarios.

 

En España, el pasado 13 de noviembre, los jefes de la tribu se negaron a la operación de la gasística pública rusa argumentando que era empresa semipública controlada por Moscú. El padre de La Moncloa fue contundente: el tema “desaparecerá del debate a la misma velocidad que ha aparecido”. Mientras tanto, el tesorero mayor meditaba… Hasta que por fin habló: a Pedro Solbes le “chirríaba” la idea de que Gazprom, organización pública y extranjera, quisiese comprar el 20% de Repsol.

 

Con las primeras heladas de noviembre, las cosas parecen haber cambiado. Esta vez, la reacción del Jefe Mayor ha sido muy distinta. José Luis Rodríguez Zapatero ha declarado frente al interés de la energética rusa Lukoil afirmando que “el Gobierno entiende que es bueno que Repsol tenga bandera española”. Y marca diferencias: el principal accionista de la petrolera rusa es estadounidense. No obstante, asegura mostrarse respetuoso por los intereses que puedan tener cada una de las partes de la operación. Cristóbal Montoro, portavoz monetario del grupo opositor, ha denunciado la “pasividad e incluso complacencia del Gobierno”.

 

El sector energético en España

Cuidado con el ganado. Si la gasística privada Lukoil compra el 29,9% de Repsol, se quedaría con el 20% de la inmobiliaria Sacyr. Y a Sacyr le interesa vender puesto que tiene que pagar los 6.525 millones de euros que le costó el porcentaje de la petrolera española. Una deuda que debe en un momento de crisis donde el mercado inmobiliario está estancado: no vende bienes y tampoco puede construir. Si la rusa comprase el 30% de Repsol, lanzaría una OPA.

 

Cuidado, y cuidado con el ganado español. Todas las empresas que forman el panorama energético en España tienen participaciones de dueños extranjeros. A Total S.A,  grupo privado francés del sector petroquímico, le pertenece el 30% de Cepsa. El 65% de Endesa es de ENEL, empresa pública italiana. El 12,4% de Iberdrola, en concreto ACS, constructora española, se intenta negociar con EDF, eléctrica pública francesa.

 

En tiempos de epidemias, el jinete ruso parece astuto. El mercado es grande. Tan grande como la ambición. Si la empresa Lukoil se hace finalmente con el 29,9% de la petrolera española, no se queda sólo con participaciones de Repsol. No olvidemos que al búfalo español le pertenece el 30% de Gas Natural. Y Gas Natural compró en julio de 2008 el 45,3% de Unión FENOSA, un porcentaje que le pertenecía a ACS. Por tanto, si Lukoil se queda con Repsol, se queda con el 30% de Gas Natural.

 

Dicen de ellos que son los dos sectores que mueven la economía mundial: el sector financiero y el sector energético. Si el sector energético español está en manos de empresas públicas y privadas extranjeras, ¿hasta qué punto nuestro sistema energético está en peligro en periodo de crisis? Recordemos la situación actual que vive España en este momento: nuestro grado de dependencia energética se eleva al 80%.