LA Universidad Carlos III de Madrid fue pionera en llevarlo a cabo. Aunque implantase el Plan Bolonia el curso anterior, lo cierto es que empezó a ejecutarlo muchos años antes aunque el nombre quedara lejos de ser nombrado… Muchos fuimos esos alumnos activos antes de que el revuelo comenzase, antes de que empezase a llamarse “Bolonia” la “pública diferencia” ya existía…

‘Bolonia’ aprueba su primer curso

Por cierto, ECTS no significa Estoy Cansad@ de Trabajos Semanales…

Anuncios

Congreso de los Diputados. Forografía de ideal.es

Congreso de los Diputados. Forografía de ideal.es

Cuando se traspasan las puertas del Congreso de los Diputados, la incertidumbre invade el cuerpo de uno mismo ante el qué pasará o cómo resultará aquello que ocurra durante el transcurso de la mañana y, en muchas ocasiones, del día…

El de hoy ha sido un día intenso. De esos de política pura y dura. No eran aún las 10 en punto de la mañana cuando Soraya Sáenz de Santamaría, más delgada que de costumbre y vestida de un blanco impoluto, asomaba por el pasillo para presenciar la Diputación Permanente. “Vaya, somos los primeros”, fue la primera frase que compartió con los compañeros diputados que la acompañaban en su entrada. Más tarde fueron llegando Gaspar LlamazaresJosé Bono en compañía de Cristóbal Montoro, Joan Ridao… Y así sucesivamente hasta que ha dado comienzo la  sesión. La prensa, como siempre, ha esperado en la entrada a la espera de algún canutazo, comentario o alguna conversación interesante con los políticos que más tienen que decir en estos momentos de inestabilidad, en el Partido Popular, y de crisis económica en un Gobierno al que se le reclama, una vez más, explicaciones e ideas nuevas.

Nueve en total han sido los puntos del día… Peticiones y más peticiones de comparecencia… Momento intenso a la vez que interesante por el rifirrafe entre Santamaría y José Antonio Alonso, portavoz del PSOE en el Congreso. La popular ha declarado que a Zapatero “no le queda ninguna idea” y por lo que se ve “tampoco palabras”. Alonso respondía: “no ha pasado ni un solo día sin que esta cámara no haya comparecido”; se ha actuado ante “16 peticiones de comparecencia”.

Finalmente, parece que Bolonia sólo ha llegado a la “Universidad del Ministerio de Industria”: Miguel Sebastián tendrá que acudir al Congreso en julio para dar explicaciones sobre la decisión del Gobierno de cerrar la central de Garoña en 2013. Sin embargo, José Luis Rodríguez Zapatero sigue con el plan antiguo; nada de julio: tendrá que examinarse de la asignatura que le ha quedado pendiente en los 15 primeros días del mes de septiembre. De modo que el Presidente del Gobierno tendrá tiempo suficiente durante el verano para estudiar bien su asignatura: la crisis económica que tanto está afectando a la sociedad española.


Anoche, las calles de Madrid estaban colapsadas. Y no sólo por el tráfico lento y denso de esta gran ciudad, que es ya característica innata. Decenas de grupos de policías estaban afincados en cada calle del centro: Santa María de la Cabeza, Plaza de España, Atocha… Pero no estaban solos… Vigilaban a otros tantos grupos de jóvenes mucho más numerosos que ellos. ¿Estudiantes quizás? Alumnos manifestándose… Pero a diferencia de otras manifestaciones, la de anoche fue tranquila. Sin complicaciones. Y, sobre todo, sin la violencia que, desgraciadamente, ha protagonizado las revueltas callejeras de estudiantes estos días de atrás…

 

Un consejo: cuando halla manifestaciones, no crucéis Madrid. Posiblemente el paseo dure más de una hora…


Forges

Forges

 

“No a Bolonia”. Ese es el mensaje que cientos de estudiantes llevan reivindicando desde hace meses. En la Universidad Carlos III de Madrid, el edifico 15 se ha convertido en lugar de residencia de estos alumnos. En tiendas de campaña se han quedado a vivir allí unos días, dicen, hasta que se les escuche. Aseguran no ser un “producto”. Aseguran que “la voz del estudiante tiene peso en la sociedad y todos deben hacer uso de ella para hacerse escuchar”. Piden más información. Piden que se les atienda y que no hagan de las universidades grandes empresas privadas donde antes había centros de formación y de enseñanza.

 Contra el plan Bolonia, contra el Espacio Europeo de Educación Superior. Aproximadamente a las 10 de la mañana se han congregado para manifestarse en el campus de Getafe de la Universidad Carlos III. Minutos antes, un grupo de unos 20 alumnos irrumpían en las aulas gritando, golpeando las mesas al mismo tiempo que sus voces, enaltecidas, pronunciaban “no a Bolonia”. Antes de marcharse hacia la manifestación de Atocha, convocada a las 12 de la mañana, querían que sus propios compañeros los escuchasen. Pedían, a aquellos se encontraban dando clase, apoyo y unidad.


Esta mañana, no me había desaparecido la pereza aún cuando recibí una llamada: “Ángela, ¿qué está pasando con Bolonia?, menuda tienen montada los estudiantes ¿no?”

Según veo publicado hoy en EL PAÍS, el “Ministerio de Ciencia e Innovación, junto al de Educación y la Secretaría de Estado de Comunicación, realizará una campaña para explicar a la sociedad cambios que ya están en marcha“, y que tienen que estar totalmente implantados en 2010.

Mi compañera de piso, con 18 añitos, se ha instalado en Madrid desde Cádiz con el objetivo de estudiar un “grado”. Un grado que no sabe muy bien para qué. “Bueno, es nuevo ¿no? Y sólo la Universidad Carlos III de Madrid lo tiene”. Como ella, muchos…

El llamado Plan Bolonia o Proceso de Bolonia es el acuerdo que se firmó en 1999 por parte de los ministros de Educación de la Unión Europea. Querían iniciar el Espacio Europeo de Educación Superior. La principal novedad es adaptar al sistema universitario los Títulos de Grado y Título de Postgrado. También la creación de créditos igualitarios para todos los países europeos, los llamados ECTS (European Credits Transfer System).

Habrá un seguimiento diario de los alumnos y serán evaluados mediante evaluación continua. En términos generales, desaparecerán las titulaciones que no tengan salidas laborales y para la financiación de los estudios se recurrirá a la inversión privada. Algo que a los universitarios no les ha gustado demasiado…