ÁNGELA P. MARTÍN | Washington DC

LOS puestos de venta en Washington están por  todas partes. Se vende de todo, desde gorras con la bandera hasta el típico “hot dog”. Pero si prensa es lo que buscamos se encontrará en estos pequeños puestos en los que uno se puede surtir de forma autónoma. Abunda la prensa local. Sin embargo, y a pesar del chaparrón monetario, también podemos encontrar cabeceras gratuitas (como es el caso de POLITICO). Lo que hay que admirar de estos pequeños puestos es que ahí están, aguantando a pesar del frío, del tiempo y de los comportamientos de cientos y cientos de ciudadanos que cada día se va encontrando…

La prensa en Pennsylvania Avenue. Fotografía de Ángela Paloma Martín

Anuncios

ÁNGELA P. MARTÍN | Washington DC

DESPUÉS de visitar el Newseum en Washington, uno se da cuenta de que todos lo museos no son iguales. Cada uno que se visita tiene un toque especial. Y por supuesto, la palabra museo no se debe relacionar nunca con la palabra aburrimiento, pintura tras pintura o lienzo tras lienzo.

Fachada Newseum. Fotografía de Ángela Paloma Martín

Seguramente, los profesionales de la información y aquellos fanáticos o aficionados al periodismo o al reporterismo sean los más curiosos por conocer el gran museo de la prensa, tantas veces mencionado en los medios por tantos y tantos periodistas de reconocido prestigio.

El Newseum se levanta en un gran edificio de siete plantas. Y nada más llegar, puedes observar en 4D una película que te va acercando, cuan sueño mágico, al espectacular mundo del periodismo haciendo un recorrido por la historia. Y en cada planta, algo que contar y en diferentes soportes. Este museo interactivo es así, para grandes y pequeños, para amigos en búsqueda de un sueño, para periodistas que se quieren sentir involucrados y que les gustaría vibrar con cada cosa que allí se muestra.

Sexta planta. Fotografía de Ángela Paloma Martín

Sexta planta. Fotografía de Ángela Paloma Martín

Desde pedazos del muro de Berlín que un día separaron en dos el mundo, hasta el fatídico 11 S. Desde periódicos que un día nacieron para quedarse, hasta las portadas del día de hoy de cientos de periódicos de todo el mundo. Desde la prensa, hasta la radio, pasando por la televisión e Internet. Desde la fotografía hasta los premios Pulitzer. Desde un plató de TV hasta un memorial de los periodistas que han muerto ejerciendo su labor y aquello que más les gustaba. Desde corresponsales hasta verdaderos presentadores venerados en este país.

Fragmentos del Muro de Berlín. Fotografía de Ángela Paloma Martín

Premios Pulitzer. Fotografía de Ángela Paloma Martín

Portada del hundimiento del Titanic. Fotografía de Ángela Paloma Martín

En memoria de los periodistas fallecidos. Fotografía de Ángela Paloma Martín

En memoria de José Couso, operador cámara asesinado en la guerra de Irak. Fotografía de Ángela Paloma Martín

Zona de corresponsalías. En la fotografía James Natchwey, fotógrafo de guerra. Fotografía de Ángela Paloma Martín

El Newseum es para ver y disfrutar. Para conocer. Para contemplar. Para adivinar. Para vivir este mundo del periodismo. Para sentirlo.

Panel de portadas de decenas de periódicos que abrieron con el atentado del 11S personas. Fotografía de Ángela Paloma Martín


Si alguien se preguntaba si algún día habría imagen en la prensa, ya puede dar respuesta a su curiodisdad… En pocos meses seremos capaces de abrir una revista y ver un vídeo en una pequeña pantalla LCD del tamaño de un móvil. Este nuevo proyecto lo podremos ver en la revista de Los Ángeles  “Entertainment Weekly” y ya tiene fecha de presentación: será el 18 de septiembre cuando se dé a conocer al público. Aunque de momento es una fórmula publicitaria insertada en una hoja de publicación periódica, no se descarta en absoluto que el futuro del periodismo impreso vaya encaminado por esta línea audiovisual. Se jugará con la imagen, con el sonido, con la voz… para capar, en un futuro próximo, la atención del lector/telespectador. Esta revolución híbrida funciona con batería y su coste ascenderá alrededor de los 20 euros. El tiempo pasa y la revolución del periodismo impreso parece estar, cada vez, más cerca…


Congreso de los Diputados. Forografía de ideal.es

Congreso de los Diputados. Forografía de ideal.es

Cuando se traspasan las puertas del Congreso de los Diputados, la incertidumbre invade el cuerpo de uno mismo ante el qué pasará o cómo resultará aquello que ocurra durante el transcurso de la mañana y, en muchas ocasiones, del día…

El de hoy ha sido un día intenso. De esos de política pura y dura. No eran aún las 10 en punto de la mañana cuando Soraya Sáenz de Santamaría, más delgada que de costumbre y vestida de un blanco impoluto, asomaba por el pasillo para presenciar la Diputación Permanente. “Vaya, somos los primeros”, fue la primera frase que compartió con los compañeros diputados que la acompañaban en su entrada. Más tarde fueron llegando Gaspar LlamazaresJosé Bono en compañía de Cristóbal Montoro, Joan Ridao… Y así sucesivamente hasta que ha dado comienzo la  sesión. La prensa, como siempre, ha esperado en la entrada a la espera de algún canutazo, comentario o alguna conversación interesante con los políticos que más tienen que decir en estos momentos de inestabilidad, en el Partido Popular, y de crisis económica en un Gobierno al que se le reclama, una vez más, explicaciones e ideas nuevas.

Nueve en total han sido los puntos del día… Peticiones y más peticiones de comparecencia… Momento intenso a la vez que interesante por el rifirrafe entre Santamaría y José Antonio Alonso, portavoz del PSOE en el Congreso. La popular ha declarado que a Zapatero “no le queda ninguna idea” y por lo que se ve “tampoco palabras”. Alonso respondía: “no ha pasado ni un solo día sin que esta cámara no haya comparecido”; se ha actuado ante “16 peticiones de comparecencia”.

Finalmente, parece que Bolonia sólo ha llegado a la “Universidad del Ministerio de Industria”: Miguel Sebastián tendrá que acudir al Congreso en julio para dar explicaciones sobre la decisión del Gobierno de cerrar la central de Garoña en 2013. Sin embargo, José Luis Rodríguez Zapatero sigue con el plan antiguo; nada de julio: tendrá que examinarse de la asignatura que le ha quedado pendiente en los 15 primeros días del mes de septiembre. De modo que el Presidente del Gobierno tendrá tiempo suficiente durante el verano para estudiar bien su asignatura: la crisis económica que tanto está afectando a la sociedad española.


Los espacios de los medios de comunicación lo ha ocupado la que ha sido la gran noticia del día: la muerte del bebé Rayan. Desde bien entrada la mañana, podíamos leer, oír y ver la negligencia médica que se ha cometido con el hijo de la primera fallecida por gripe A en España, Dalila. Su marido, Mohamed, lo ha perdido todo en 15 días: primer a su mujer, que fue ingresada cuando aún estaba embarazada, y a su hijo, que nació por cesárea en su 28 semana de gestación.

El bebé prematuro no tenía la gripe A. Sin embargo, una joven enfermera, en su primer día en la UCI de neonatología, cometió el error de introducirle alimento por vena en vez de por la vía nasogástrica. El pequeño Rayan falleció ayer, en el hospital madrileño Gregorio Marañón.

 Repercusión mediática

No se ha hablado de otra cosa en todo el día, exceptuando el tema político sobre la financiación. Es impresionante la cantidad de llamadas telefónicas que han recibido las cadenas radiofónicas. Las tertulias han ocupados los intensos minutos de discusión por las negligencias médicas. Y la interactividad social ha tenido una especial relevancia con este tema. Nadie se quería quedar atrás: todo el mundo quería dar a conocer su caso personal médico, su enfermedad o sus dolencias actuales y exponer su opinión sobre las carencias de la sanidad pública en España y, especialmente en este caso, en la Comunidad de Madrid. A esto respondían, explicándose y defendiéndose, médicos, enfermeras, auxiliares… La precariedad laboral era el tema que abordaban ellos con un ímpetu necesario y reivindicativo. “Falta de personal”: estas era las palabras más escuchadas de boca de estos trabajadores sanitarios…


Corbis

Corbis

HACE dos años se celebró un programa en TVE llamado “Tengo una pregunta para usted”. Los ciudadanos que participaron en él pretendían ser los protagonistas. Pero sólo había una persona en el ruedo además del presentador: el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Al día siguiente, la portada de todos los periódicos era la misma: Zapatero en el plató contestando las preguntas de aquéllos que pudieron (o les dejaron) emitirlas. Y una respuesta para recordar: “el café cuesta 80 céntimos”. Eso es lo que el Ejecutivo contestó cuando un ciudadano le comentó lo que había subido el café y si él sabía cuánto costaba ahora…

 

Este año parece que las cosas han cambiado. Anoche se volvió a emitir el programa. El mismo presentador, el mismo Presidente y otros ciudadanos. Ciudadanos de todos los tipos: mayores y jóvenes, empleados y desempleados, con Síndrome de Down, mujeres y hombres… Ciudadanos que representan a la sociedad. Y todos muy preocupados por la débil situación en la que nos encontramos. La crisis económica pobló el contenido del programa. No hay soluciones a corto plazo y los milagros, está demostrado que…, no llegan. Zapatero se vio incomodado especialmente por la locución de uno de los participantes, Rafael. Hablaba de las armas vendidas a Israel…

 

R.- España es de los principales exportadores de armas. Es hipócrita hablar de derechos humanos y luego vender guerra y muerte. Explíquenos esta incongruencia

 

ZP.- Las ventas de armas a Israel son insignificantes, no debe llegar al millón de euros…

 

R.- ¿Y cuántos civiles palestinos han muerto por nuestras armas?

 

ZP.- Estoy convencido de que ese armamento no se ha utilizado para eso…

 

 

Por cierto, hoy, las portadas de la prensa estaban cubiertas por otras noticias. Las palabras de Zapatero se las han comido las páginas… En dos años… en meses… cómo cambian las cosas…


De abertzale.eu

De abertzale.eu

 

“`He ahí el cuarto poder´ dijo, profético, Edmund Burke en el Parlamento británico, señalando a la tribuna de la prensa”.

 

Este escritor y pensador político señalaba a la prensa, a los medios de comunicación. Cierto es que la comunicación en el parlamento ha cambiado drásticamente desde que las cámaras de televisión entraron por las puertas de la casa de la madre política. Ahora el debate se centra sobre si los discursos son informaciones políticas o guiones de teatro preestablecidos. Pero esto es otra historia…

 

En los países en guerra lo primero que se ataca es el lugar donde se gesta la información, la casa de los medios de comunicación. El cuarto poder lo llaman. Pero lo cierto es que, atentando contra ellos, se pierde todo poder de comunicación, de persuasión. Los políticos de países en conflicto, utilizan esta herramienta para manipular la mente de su propia sociedad. La usan para difundir mensajes subliminales. Para difundir propaganda. Se dice que el país en conflicto que pierde a sus propios medios de comunicación, pierde el poder.

 

En la Alemania nazi, Hitler se hizo rápido con los medios a través de su ministro de propaganda, Paul Joseph Goebbels. También Francisco Franco atentó, censurando y tomando las radios, a medida que iba conquistando territorios en esa España sangrada y oscura. Sadam Husein en Irak, enviaba televisivos mensajes propagandísticos, incluso días después de su huída, hasta que Estados Unidos bombardeó la sede de la televisión y su ministerio.

 

España no es un país en conflicto. Ni ETA un ejército armado con ansias de librar una guerra asimétrica. Sin embargo, en España, ETA reaparece. Atenta en su propia casa. Y contra, lo que la banda llama, “símbolos del poder del PNV”. El día de Nochevieja de 2008, una bomba estallaba pasadas las 11 de la mañana en la sede de la televisión pública vasca en Bilbao, contra EITB. ETA presiona y presiona a ese nacionalismo moderado. Silencia con miedo a los habitantes que viven en el País Vasco y revuelve con saña a la sociedad española…