¿NOS hemos preguntado alguna vez por qué aumenta cada año nuestra factura de la luz? ¿Somos conscientes de que, a pesar de la crisis, pagamos cada vez más por los recibos de las eléctricas? ¿Y por qué suelen aumentar en fechas navideñas y en los meses donde las temperaturas son más bajas? La luz, el gas, los carburantes… Sin hacer ruido, las compañías del sector energético se han convertido en uno de los colectivos más poderosos de nuestro país. De tal manera que “obligan” a que las legislaciones se acoplen a su modelo de negocio. Suele ser en estos días cuando las tarifas aumentan por encima del resto de productos. Su objetivo es claro: que los máximos ejecutivos de las grandes empresas del sector tengan voz en las comisiones y subcomisiones del Congreso de los Diputados a la hora de tomar decisiones en materia energética.

La campaña de las energéticas es indefinida hasta que sus expectativas se ven satisfechas en los últimos meses de cada año. En la última, el pasado 9 de diciembre, han participado el consejero delegado de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, el consejero delegado de Gas NaturalUnión Fenosa, Rafael Villaseca, y José Donoso, presidente de la Asociación Empresarial Eólica. Aunque también son partícipes la Comisión Nacional de la Energía (CNE) y, cómo no, el Ministerio de Industria y el propio Gobierno. El interés no es otro que el de acoplar a las legislaciones su propios modelos de negocio acordes a la propia situación económica por la que se esté atravesando. En esta última subcomisión en el congreso, se pretendía “estudiar el diseño de la estrategia energética española para los próximos 30 años, en la que se analizará el papel  de las diversas fuentes, incluyendo la nuclear, en el modelo aplicable a España”.

Expansión.com

Su misión va encaminada en materia de legislación a través de campañas de actuación. Las eléctricas influyen en la toma de decisiones del Gobierno a través de reuniones intermitentes con los grupos parlamentarios y mediante la presentación de estudios propios que, habitualmente, tienen gran repercusión en los medios. Sin embargo, sus campañas tienen un tono un tanto oscuro. Apenas se hacen públicas sus movilizaciones ya que son éstas son las principales empresas de las que se alimentan los medios por el pago de publicidad.

Ángela Paloma Martín

Píldoras en los medios y cuyo protagonista es Industria durante los últimos cuatro meses del año: de este modo es por el que se da a conocer el aumento de las tarifas de la luz, acto que se inaugura a principios del nuevo año. Van avisando, poco a poco, a los consumidores de la propuesta de aumento, de lo que se está preparando entorno al sector. El mensaje que se da a la opinión pública no es directo: “Industria prevé”, “Industria estudia”, “Industria propone”… Todos en positivo para preparar a la sociedad sin alarmar. El resultado es obvio: cada año aumenta la factura de la electricidad. El Gobierno cede por dos motivos: (i) el sector energético es uno de los motores de nuestra economía y cuyos principales accionistas son tanto empresas públicas como privadas de origen extranjero; y (ii) el grado de dependencia energética en España se eleva al 80%.

Y es que, a más de uno se le pone el pelo de punta cuando cada año debemos pagar más por la factura de la luz…

Google.com

Enlaces relacionados:

1.- Industria estima que la factura de la electricidad subirá en enero  entorno al 3%

2.- La CNE propone que la luz suba un 31% a partir de enero de 2009-12-13

3.- El Gobierno recoge las promesas sobre energía de hace un lustro

4.- El Gobierno prepara para enero una fuerte subida en el recibo de la luz

5.- Industria prepara una subida de la luz en torno al 7% para el mes de enero

6.-  Industria y Economía crean una comisión para acelerar el decreto de titularización  del déficit de tarifa

7.- Varias empresas energéticas comparecen hoy en una subcomisión del Congreso

Anuncios

elpais.com

elpais.com

De nuevo, el sector energético toma protagonismo en la vida de nuestros políticos. La alta  dependencia de España en energía, no pasa desapercibida para el Gobierno en estos momentos de crisis, donde el paro llama a las puertas del infierno y donde los bolsillos nos avisan de nuestra falta de bienestar para los próximos meses (o años, quién sabe…)

Tras la reunión que mantuvo ayer José Luis Rodríguez Zapatero con su homólogo, el presidente de la Federación Rusa, Dimitri Medvédez, se obtuvo un resultado. Plasmaron su rúbrica en dos acuerdos. Acuerdos entre las empresas energéticas españolas Gas Natural e Iberdrola y las de origen ruso, Gazprom e Inter Rao. Como era de esperar, la visita rusa no era en vana. A ella no faltó ninguno de los presidentes de sus empresas gasistas ni tampoco el viceprimer ministro de Energía ruso, Igor Seching. Como tampoco faltaron los presidentes de Repsol, Gas Natural e Iberdrola, ni el ministro de Insudria, Miguel Sebastián.

De cumbre energética pintan a la cita. Ahora, España, además de ser dependiente del gas de Argelia también será dependiente del gas de Rusia. Para el Gobierno español, esta asociación resulta satisfactoria mirando de frente y a la cara el actual panorama internacional. Según el ejecutivo: “Se logra mayor seguridad en el abastecimiento energético, más acceso a las reservas de Rusia y que las empresas españolas allí generen más empleo”. Eso esperan los ciudadanos de España, que este Gobierno no se olvide de los trabajadores y genere empleo…


Plan E

Plan E

.

Han pasado dos meses desde que un familiar cercano me comunicó que habían despedido a un gran número de personas de la empresa para la que trabajaba, incluida ella. Han pasado algunos meses más desde que me formularon la gran pregunta, entre el calor del verano – Ángela, ¿tú crees que hay crisis? – Esto es el principio, pensé en silencio…

Afectado el mundo, afectado el sector financiero, afectado el sector energético, afectado el sector automovilístico. Afectados nosotros, nuestro país. Nuestra economía, afectada. Y nuestro ánimo. Y preocupados, también. Y 3.128.963 de personas llamando angustiados y desesperados a las puertas del Inem.

Y, como dicen en mi pueblo, “si no quieres caldo, dos tazas…” Grandes problemas han surgido en el transporte aéreo (y también terrestre) debido al temporal de nieve que asoló Madrid el pasado día 9. Y no sólo por el temporal. También por la ineficacia, la desinformación y la incompetencia. Tras este problema, vienen las reacciones, preocupantes y contundentes, entre la sociedad y entre los políticos de la oposición. El Gobierno, Fomento, AENA e Iberia se llevan las críticas y los reproches.

– ¿Y los responsables…?

– ¿Qué responsables?

 

Hoy, el periódico El País publicaba unas palabras en la sección de Opinión – Cartas al director. Palabras de un ciudadano de Madrid llamado Raúl Maside Rodríguez bajo el título “La otra nevada”: ¿Qué hace el presidente? No sólo no hace nada, sino que sus ministros sólo se limitan a decir que la situación seguirá empeorando y, de vez en cuando, echan alguna cortina de humo alentando que en unos… dos meses podría de nuevo estabilizarse el paro, y de empezar la recuperación” .

 

Quizás, mientras Raúl Maside escribía esas palabras, José Luis Rodríguez Zapatero estaba grabando un vídeo, para Internet, donde comunicaba sus medidas anticrisis… Un vídeo “colgado” en una página, llamada Plan E, dividida en cinco “ejes de actuación”: familias, empresas, empleo, financiero y modernización de la economía. Unas medidas anticrisis en Internet que muchas personas de la tercera edad no podrán conocer, tampoco algunas otras que vivan en pueblos o aldeas, tampoco las que carezcan de conocimientos tecnológicos… Medidas que mucho ciudadano medio no podrá conocer, entre otras cosas, porque no tiene empleo, entre otras cosas, porque no puede seguir pagando la factura que le daba acceso a una conexión. Si alguna vez la tuvo…


La eléctrica española Iberdrola se lleva la palma. Su cuenta de resultados revela que la deuda financiera neta ajustada, contraída durante los últimos nueve meses, asciende a la cantidad de 28.040 millones de euros. Es decir 4.558 millones de euros más con respecto al ejercicio del año anterior. Comparando a Iberdrola con otras empresas del sector energético, ésta demuestra estar en el podio de las empresas con mayor deuda contraída.

 

El sector energético juega un papel muy importante en nuestro país. Y, en este momento, las empresas energéticas cobran especial relevancia debido a la crisis económica en la que estamos inmersos. Por ello, el dato sobre la deuda de nuestras empresas siempre es de especial interés. Y más aún cuando Iberdrola demuestra tasas de deudas muy por encima a sus homólogas energéticas.

 

Según el informe de resultados de la energética española Unión FENOSA, su deuda financiera bruta es de 6.591,6 millones de euros. Nada que ver con la deuda de Iberdrola: son 21.449 millones de euros más los que debe ésta con respecto a Unión FENOSA. No obstante, la empresa que debe menos, a diferencia de estas dos eléctricas analizadas, es Gas Natural. Su deuda financiera neta alcanza la cantidad de 4.938,5 millones de euros. Es decir, 23.102 millones menos que Iberdrola y 1.653,1 millones menos que Unión FENOSA. Sin embargo, Unión FENOSA se situaría en primer lugar según las empresas que menos deuda han contraído con respecto al año anterior: 796,6 millones de euros es la cantidad que debe pagar más según el último ejercicio.


  

 

   El sector energético en España no parece conciliar el sueño. Tan sólo una semana después de que la empresa rusa Gazprom quisiese echar el lazo a Repsol YPF cual jinete del oeste, lo intenta su homóloga privada Lukoil. El búfalo español, resiste. Un total del 29,9% es lo que quiere la energética extranjera: el 20% del grupo constructor Sacyr Vallehermoso y casi un 10% de accionistas minoritarios.

 

En España, el pasado 13 de noviembre, los jefes de la tribu se negaron a la operación de la gasística pública rusa argumentando que era empresa semipública controlada por Moscú. El padre de La Moncloa fue contundente: el tema “desaparecerá del debate a la misma velocidad que ha aparecido”. Mientras tanto, el tesorero mayor meditaba… Hasta que por fin habló: a Pedro Solbes le “chirríaba” la idea de que Gazprom, organización pública y extranjera, quisiese comprar el 20% de Repsol.

 

Con las primeras heladas de noviembre, las cosas parecen haber cambiado. Esta vez, la reacción del Jefe Mayor ha sido muy distinta. José Luis Rodríguez Zapatero ha declarado frente al interés de la energética rusa Lukoil afirmando que “el Gobierno entiende que es bueno que Repsol tenga bandera española”. Y marca diferencias: el principal accionista de la petrolera rusa es estadounidense. No obstante, asegura mostrarse respetuoso por los intereses que puedan tener cada una de las partes de la operación. Cristóbal Montoro, portavoz monetario del grupo opositor, ha denunciado la “pasividad e incluso complacencia del Gobierno”.

 

El sector energético en España

Cuidado con el ganado. Si la gasística privada Lukoil compra el 29,9% de Repsol, se quedaría con el 20% de la inmobiliaria Sacyr. Y a Sacyr le interesa vender puesto que tiene que pagar los 6.525 millones de euros que le costó el porcentaje de la petrolera española. Una deuda que debe en un momento de crisis donde el mercado inmobiliario está estancado: no vende bienes y tampoco puede construir. Si la rusa comprase el 30% de Repsol, lanzaría una OPA.

 

Cuidado, y cuidado con el ganado español. Todas las empresas que forman el panorama energético en España tienen participaciones de dueños extranjeros. A Total S.A,  grupo privado francés del sector petroquímico, le pertenece el 30% de Cepsa. El 65% de Endesa es de ENEL, empresa pública italiana. El 12,4% de Iberdrola, en concreto ACS, constructora española, se intenta negociar con EDF, eléctrica pública francesa.

 

En tiempos de epidemias, el jinete ruso parece astuto. El mercado es grande. Tan grande como la ambición. Si la empresa Lukoil se hace finalmente con el 29,9% de la petrolera española, no se queda sólo con participaciones de Repsol. No olvidemos que al búfalo español le pertenece el 30% de Gas Natural. Y Gas Natural compró en julio de 2008 el 45,3% de Unión FENOSA, un porcentaje que le pertenecía a ACS. Por tanto, si Lukoil se queda con Repsol, se queda con el 30% de Gas Natural.

 

Dicen de ellos que son los dos sectores que mueven la economía mundial: el sector financiero y el sector energético. Si el sector energético español está en manos de empresas públicas y privadas extranjeras, ¿hasta qué punto nuestro sistema energético está en peligro en periodo de crisis? Recordemos la situación actual que vive España en este momento: nuestro grado de dependencia energética se eleva al 80%.