Fotografía del Congreso de los Diputados de ADN.es

LEJOS quedaron esos días donde la audiencia de los debates parlamentarios se reducía a unos pocos. Por lo general, políticos y aristócratas. Lejos quedaron aquellos momentos donde la muchedumbre esperaba, con algún cáliz de esperanza, alguna noticia que cambiase su situación y les hiciese resurgir de entre las cenizas…

Primero el voto para todos, mujeres y hombres, ricos y pobres, después la tribuna de prensa, más tarde las puertas abiertas. Ahora, todo cuanto acontece trasladado al lenguaje 2.0.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se daba cita esta mañana en el Congreso de los Diputados para debatir las cuestiones en materia económica. El discurso de Rajoy era muy esperado: ha estado trabajando duro con sus asesores y varios textos tenía guardados bajo el cajón en función de las palabras del líder socialista.

Y entre mociones de censura, “valentías” y peticiones de gobernabilidad, los ciudadanos somos informados por blogs, periódicos digitales… y por “twits”. Así es. El poder de la comunicación da un paso más traspasando fronteras. Y no sustituyendo, sino complementando a los medios convencionales. La herramienta de microblogging Twitter está siendo empleada también para  trasladar mensajes en acontecimientos políticos como es el debate de la nación en el Congreso de los Diputado. Mensajes cortos, concisos y virales con enlaces de interés en los que poder profundizar en el caso de que nos llegue a interesar la noticia. Hay que convencerles a nuestros abuelos de que esto no es un sueño ni tampoco magia…

Estos son sólo unos ejemplos de cómo se ha seguido el acontecimiento en menos de 140 caracteres…

14:02 PP: Comienzan las preguntas de la sesión de control. En breve, el turno de Mariano Rajoy

13:37 PP: Mariano Rajoy: “¿Dónde está la consistencia y la coherencia en su política económica, señor Rodríguez Zapatero?” http://bit.ly/90jo0s

13:04 El País: Zapatero asume “toda la responsabilidad” por el paro pero exige a la oposición que no cree alarma: Réplica de Zapa… http://bit.ly/dbyFEX

12:48 ABC.es: Rajoy: «Rectifique, convoque elecciones o cambie de líder» http://tinyurl.com/yf9wkh7

12:43 El País: Salgado negociará las reformas y Rajoy llama a la rebelión del PSOE – Síguelo EN DIRECTO en el blog de Fernando Garea http://bit.ly/AB43u

12:41 El Mundo: Zapatero a Rajoy: ‘Si tiene valentía y coraje, pre http://bit.ly/d9iBvc

12:26 PSOE: Zapatero: “Yo he venido aquí a acercar posturas, no a subrayar diferencias”

.

.

.

Anuncios

Fotografía de Flickr (LookMePlease!)LEJOS quedaron las cuartillas de la época industrial cuando la información, que estaba totalmente censurada, prohibida, negada, corría de mano en mano y de boca en boca. Tan sólo se pretendía dar a conocer la situación en la que en aquel momento se encontraban. En una época de opresión y de vergüenza donde la sociedad apenas se atrevía a demandar información. Apenas se sabía leer y escribir. En la mina, las noticias dejaron de ser cantadas. En las tabernas, las personas que “compartían” se escondían… Ignorante eran los ciudadanos, y esto suponía al poder un mayor margen de maniobra para la manipulación. Pero lejos han quedado ya esos años, lejos los siglos pasados, no olvidados, recordados. Quizás porque las mejores plumas aún siguen batiendo sus puntas con tinta en nuestra memoria… Esos periodistas que una vez fueron, en cierto modo lo siguen siendo. Ahí quedaron y ahí siguen estando.

Un comienzo algo curioso para hablar de la ruptura de ciertas políticas de clausura y la siguiente apertura a la ventana de la información. Un comienzo algo curioso para hablar de uno de los Nuevos Paradigmas de la Comunicación, un decálogo de alguien que se define como profesor universitario, conferenciante y bloguer, José Luis Orihuela. “De la información al conocimiento” es el décimo y último paradigma de ese decálogo. Un paradigma con dos palabras que reinan en la era de la sociedad de la información: información y conocimiento.

Porque los periódicos impresos se siguen vendiendo en los quioscos, la radio se sigue escuchando y la televisión sigue siendo el aparato favorito dentro de los electrodomésticos que decoran nuestras casas. Sin embargo, algo ocurre cuando llega Internet. Las tecnologías se desarrollan y la sociedad, ante el cambio, se adapta. Ya no falta el ordenador o el portátil como compañero de viaje en los países desarrollados. Nace Internet y con él las nuevas formas de comunicarse y, cómo no, de hacer periodismo.

Con el surgimiento de las nuevas tecnologías las formas tradicionales de información ya no siguen los parámetros tradicionales. El debate comienza: ¿vamos sustituyendo unos medios por otros a medida que evolucionan las nuevas tecnologías?

Efectivamente, y tal y como dice Orihuela, “la superabundancia de información, característica de la era digital, revela la importancia estratégica de los medios como gestores sociales del conocimiento”. Los medios deben convertirse en gestores de la información, algo que pasa también por el gremio documentalista, para que  ésta pase a ser conocimiento. Todo lo que se encuentra en esta llamada web 2.0 es un conglomerado, una abundancia extrema de códigos de datos donde la pantalla del ordenador puede suponer para el usuario una ametralladora de información.

No hace mucho que se publicó un “Manifiesto por Internet”: 17 puntos redactados por 15 periodistas alemanes. El punto número 11 señala que “Más es más – nunca la información es demasiada”. Cierto que ha llegado un momento en el que lo usuarios tenemos la libertad para acceder a la información, para consultar blogs, periódicos digitales, comunicarnos a través de Twitter y redes sociales etc., interacturar al fin y al cabo, pero… ¿dónde está el límite entre información y el conocimiento? La clave está en buscar nuevos géneros narrativos, en saber demandar y ofrecer en Internet., en gestionar. En definitiva, en saber buscar e interpretar el lenguaje que hoy prevalece, el lenguaje digital.

Temas relacionados:

.- El paradigma de la interactividad y cómo se ha realizado

.- De la Iphoto a la comunicación empresarial

.- Nuevos medios: paradigma CNN


Theslogan Magazine

Theslogan Magazine

 

Recuerdo mis primeros años de estudiante cuando aún no tenía Internet en el piso en el que vivía. Nos organizábamos nuestros horarios de estudio, las comidas, cuándo hacer la colada y limpiar, cuándo salir y, por supuesto, cuándo ir a casa a visitar a la familia y a l@s amig@s. Pero todo cambia. Las compañeras, los hábitos y las formas de vida, las costumbres e incluso el propio piso. Antes solíamos ver los informativos de la televisión mientras cenábamos. En el descanso, fregábamos los platos (o la “loza”, como bien decía una gallega…). Y después, nos apalancábamos en el sofá para disfrutar de la serie del día. Antes hablábamos más por la casa, se notaba que había vida en ella. Es cierto que no teníamos Internet. Pasábamos más horas en la Universidad para aprovecharlo al máximo ya que prácticamente todos nuestros apuntes estaban (y están) ahí. También la entrega de trabajos y prácticas y las relaciones con el profesorado eran (y son) mediante este soporte digital.

 

Cinco años después todo ha cambiado. Necesitamos Internet, casi casi, 18 de las 24 horas del día para llevar a cabo la carrera, para estar comunicados con los profesores, con los compañeros de clase y de trabajos, con los amigos y con la familia, para poder mantenernos informados de cuanto acontece. Necesitamos Internet para consultar fuentes y tener una visión global de lo que estamos realizando cuando llevamos a cabo nuestros trabajos finales. En esta web 2.0 los servicios han aumentado, se ha convertido en una majestuosa enciclopedia, han aumentado los blogs informativos, los portales de relaciones sociales, la comunicación multimedia, los periódicos digitales. Ahora es una fuente ágil y flexible. Pero con una brecha importante,: el retraso de las telecomunicaciones.

 

Ahora en casa reina el silencio. Mi nueva compañera de piso, que tiene cinco años menos que yo, me manda correos electrónicos cada vez que quiere decirme algo curioso sin importancia, según dice ella, para no molestarme ni distraerme. Cuando es algo importante, rompe esa norma que la ha hecho suya. Aquí apenas se enciende la televisión. Sólo para ver el informativo. Si alguien visita nuestra casa, nos encontrará a cada una aparcadas en nuestra silla, enfrente del escritorio con el ordenador encendido o con un bolígrafo en la mano… Ahora la comunicación entre nosotras se sitúa en la cocina mientras hacemos la comida, o en el pasillo, cuando nos encontramos para despedirnos al salir a la calle…

 

Por eso no me ha sorprendido leer el artículo que publicaba elpaís.com esta mañana: Los españoles ya pasan más tiempo en Internet que viendo la televisión


Poco se sabe de la “web 2.0”. Yo empecé mi amistad con este término hará hoy algo más de un año. Me lo presentó mi profesora de “Periodismo en la Red”. Poco sabemos de ella. Sin embargo somos muchísimas personas las que recurrimos a ella, las que la necesitamos para consultar cualquier cosa, para informarnos, para realizar cualquier actividad, cualquier ejercicio en el soporte digital, para comunicarnos entre nosotros, para expresarnos en la web, en Internet.

 

Pues bien, el término lo creó una persona llamada Tim O’Reilly en el año 2004. Quiso llamar así a la segunda generación de la web. La 2.0 ya no está compuesta por páginas estáticas HTML. Ahora se actualiza constantemente. Y no sólo eso, también incorpora una colección de servicios; los blogs se han convertido en un soporte de alta expresión ciudadana; los jóvenes han hecho de las redes sociales su lugar de quedada y comunicación… En definitiva, un mundo virtual donde se permite, entre los usuarios, un intercambio de información flexible y una comunicación ágil. Desconocida pues, pero utilizada por todos…